3 min. de lectura

 

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) resolvió suspender la financiación de proyectos de investigación “cuyos resultados sean deficientes”. Esto se da sin que exista alguna denuncia formal sobre la metodología de algún trabajo y por presión de grupos políticos y empresariales, según constató Ciencia del Sur.

Además, a partir de ahora, los miembros del Consejo deberán aprobar todos los proyectos,  incluso, antes que las evaluaciones por pares extranjeros. Existe una enorme preocupación en la comunidad científica local, ya que se podrían perder todos los beneficios conquistados en apenas una década.

En una sorpresiva reunión extraordinaria, integrantes de sectores no científicos propusieron cortar la ayuda a varios investigadores e instituciones, sin que haya algún estudio o proceso abierto sobre el tema. Según consta en el acta N° 525, el representante de las centrales sindicales, José Matto, propuso “parar preventivamente la financiación de proyectos denunciados por no poseer rigor científico y metodológico”. 

El sindicalista, de quien no se conoce algún trabajo académico, mocionó que se analicen los proyectos en vigencia y en proceso de financiación para “frenar” aquellos que supuestamente tengan deficiencias. Para ello, se seguirán los “procesos burocráticos, administrativos y legales correspondientes”. La moción fue secundada por Ricardo Filippo, de la Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (FEPRINCO).

Sin embargo, no hay constancia sobre la existencia de algún trabajo criticado por deficiencias científicas. El Conacyt no recibió, hasta hoy, una denuncia formal sobre las acusaciones. Las mismas, en realidad, fueron producto de ataques y opiniones de sectores políticos, empresariales y fundamentalistas, no ligados a la ciencia, en redes sociales como Twitter.

ProCiencia en peligro

Filippo fue el encargado de la propuesta de revisión y burocratización de los proyectos del Programa Paraguayo para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología (ProCiencia). A partir de ahora, y desechando todo lo que se hizo hasta la actualidad, se tendrá un nuevo sistema, según lo aprobado.

El acta # 525 fue firmado por representante de varios sectores que no hacen ciencia ni están ligados a Investigación y Desarrollo.

“Para adjudicar los proyectos, todos deberán ser analizados por el Consejo. Lo mismo se aplicará en el análisis de proyectos venideros, pero se aclara que la evaluación del Consejo será previa a la de los evaluadores extranjeros”, señaló el acta. Hasta ahora, las personas capacitadas para tal función eran investigadores y técnicos de diferentes áreas y divididos en distintas comisiones, que conocen la rigurosidad científica y metodológica de proyectos.

Con este nuevo sistema, todos los desembolsos públicos deberán contar con la aprobación individual de cada miembro del Consejo. Para ello, los consejeros recibirán un resumen de la documentación de cada propuesta. Esta acción retrasará los trabajos de investigación y pondrá a políticos a decidir sobre líneas o áreas de investigación, aunque no estén formados para ello.

El presidente del Conacyt, Luis Lima Morra, aseguró que todos los proyectos fueron analizados por las diferentes comisiones y luego aprobados por el Consejo. Sin embargo, aseguró estar de acuerdo en realizar ajustes en las revisiones futuras y hacer las evaluaciones en los proyectos adjudicados o en ejecución.

El Conacyt es el organismo público encargado de las políticas de ciencia, tecnología e innovación del Paraguay. Surgido en 1997, el Consejo lo integran referentes de diversos sectores sociales, políticos y académicos, que incluye a varias áreas que poco o nada tienen que ver con  la ciencia y tecnología. En algunos países, el modelo que usa el Conacyt está obsoleto o está siendo reemplazado por otros, justamente, para evitar la contaminación política.

El Conacyt otorga fondos estatales para la investigación científica. En un periodo de cinco años, que finaliza ahora, tuvo un presupuesto de 125 millones de dólares, que fueron principalmente a ProCiencia y al Programa Nacional de Incentivo a los Investigadores (PRONII).

Preocupación de la SCP

La Sociedad Científica del Paraguay (SCP), que nuclea a investigadores y destacadas figuras de la ciencia del país, emitió un comunicado alertando sobre la preocupación de las medidas tomadas por el Conacyt, a las que calificó de insólitas y pide reflexionar sobre la regresión que esto podría generar.

“Uno de los principales principios que la ciencia consagra son los espacios de libertad que posee el investigador, ganados durante su formación ética y académica. El principal valor de un proyecto de investigación está en su originalidad, rigor metodológico y aporte al conocimiento, por lo tanto son los pares en la ciencia los que deben evaluar la pertinencia de estos criterios para catalogar la calidad de una investigación”, expresó el comunicado de la organización liderada por la Dra. Antonieta Rojas de Arias.

La SCP aseguró que es insólito que se suspenda la financiación de proyectos sin que exista denuncia formal ante el Conacyt y sin que haya análisis de personal calificado sobre las acusaciones.

“Estas decisiones quebrantarán la transparencia del proceso y dejarán líneas de investigación y proyectos competitivos totalmente fuera del sistema, sin argumentaciones y fundamentos que justifiquen tal acción. Además, el Conacyt estaría exponiendo la adjudicación de proyectos de investigación a intereses externos desconocidos”, aseguró la Sociedad.

El organismo pidió a los consejeros una reflexión sobre el impacto de estas medidas aprobadas y abogó por la transparencia. Otros sectores científicos no descartan realizar diferente acciones, para evitar que lo resuelto afecte a todo el sistema de ciencia y tecnología del país.

Paraguay tiene una ciencia de transición, es incipiente y no cuenta con muchos recursos. No existe tradición científica y las políticas de CTI datan recién del siglo XXI.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (33 votos, promedio: 4,58 de 5)
Compartir artículo:

6 Comentarios

  1. La consecion de subvenciones por prioridades del país, el seguimiento por etapas, el control de la aplicación de los rubros otorgados, así como la evaluación autorizada de los resultados de las pesquisas solventadas por el CONACYT, no pueden entorpecer el crecimiento de la incipiente ciencia.
    Lo que atrasa el desarrollo de las ciencias es la malversación de dinero público para pagar campañas ideológicas, la entrega de rubros sobre facturados para investigaciónes que con el 20% de lo concedido se pueden realizar, y así por delante.
    Muy por el contrario, la transparencia permitirá una mejor administración, y aumentar en números de investigadores en el país.
    ¡Bien hecho!
    Al final, quién nada debe, nada teme.

  2. Creo importante la revisión y concuerdo que debe reorientarse la Entidad. Creo debe encaminar propuesta científica y no promover proyectos encaminado por apreciación interesada. Además, la entidad debe cambiar componentes que encaminan proyectos por otros con tendencia profesional y que no tengan intereses creados. Es mi opinión generado por mi experiencia en la Entidad. Aplaudo la revisión.

  3. Las decisiones científicas deben estar a cargo de expertos. Es verdad que la política no puede determinar algunos asuntos que no entran en el campo de su competencia. Abogo por la cordura, el discernimiento y el control de fondos públicos, pero también por la independencia investigativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here