Intervención a favor del aborto legal, en Santa Fe, Argentina. Se recurre a la novela y serie The Handmaid's Tale, para denunciar abusos y violencia contra la mujer, por obligarlas a parir. (Wikicommons)
11 min. de lectura

 

Actualmente discutida en países como Perú (donde el 92% de casos de violencia sexual tiene como víctimas a mujeres, adolescentes y niñas) o Argentina (tras el fallecimiento de Esperanza, concebida producto de una violación sexual de una niña de 12 años), la legalización del aborto expone al menos dos perspectivas opuestas.

Por una parte, una derecha conservadora que persigue la ilegalidad del aborto y, por el otro, una izquierda progresista que aboga por su legalización.

La derecha conservadora es comandada por poderosos sectores religiosos que, en países como Brasil, tienen presencia gubernamental. Su lema es simple: no al aborto, bajo ningún pretexto –incluyendo al aborto por violación. El principal argumento de los autodenominados “Provida” es una defensa de la vida, realizada mediante multitudinarias “marchas por la vida” y constante presencia en medios. En algunos casos, no solo se oponen al aborto, sino también a la educación sexual y al uso de anticonceptivos.

La postura de dicho sector, sin embargo, no está apoyada en evidencia científica. Considerar al embrión como una persona, asegurar que un feto siente dolor y es consciente del entorno que lo rodea, así como afirmar que el aborto genera graves daños en la mujer, están entre sus principales yerros, varios de los cuales alcanzan el ridículo. A despecho de su autoestima política, ¿qué dice realmente la evidencia científica?

Muchos grupos religiosos que se oponen al aborto legal también se muestran en contra de la educación sexual y los métodos anticonceptivos. (Pixabay)

1. El cigoto o embrión no es una persona

Un argumento Provida bastante común es afirmar que un cigoto o un embrión constituyen una persona. Este argumento nace al aceptar que, si un embrión tiene ADN humano, entonces constituye incuestionablemente una persona humana. Sin embargo, el asunto no es tan sencillo.

Conceptos como cigoto o embrión forman parte de la terminología científica de ciencias como biología, embriología o medicina. El concepto persona humana, por el contrario, no integra el corpus conceptual de ciencia alguna. Para Antonio Marlasca (2002), si buscamos el término “persona” en el Diccionario de la Real Academia Española, obtendremos como respuesta “individuo de la especie humana”.

No obstante, continúa Marlasca, para la teología cristiana no solo hay personas humanas, sino también personas divinas, tales como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Siguiendo la definición de persona como “individuo humano”, habría que excluir a los embriones de menos de 14 días, pues, dado que pueden dividirse en dos o más gemelos, no poseerían la característica de individualidad. “[E]l pre-embrión, al no ser un individuo, es decir, al no ser indivisible, no puede ser persona”, asegura Marlasca. Sin embargo, una cosa merece ser aclarada.

Quiero dejar bien claro que hoy ninguna persona honesta, medianamente informada de los últimos descubrimientos biológicos, el ADN, el Proyecto Genoma Humano, etc., puede negar que hay vida, y vida específicamente humana, en el zigoto o embrión recién fecundado. […]

Todo esto son datos científicos elementales y, hoy por hoy, indiscutibles. […] Lo que no está claro […] es que el embrión sea además, y desde el principio, una persona humana. Jamás la biología, la embriología, etc. han afirmado tal cosa ni lo podrían hacer, por la sencilla razón de que ésta categoría –persona humana– no es una categoría biológica, sino filosófica-teológica.” (Marlasca, 2002)

¿Puede equipararse un concepto científico con uno filosófico-teológico para decir que un embrión constituye una persona sin mediar en los fundamentos de dichos términos? De ser el caso, también podría decirse que un embrión constituye un ángel, ignorando la lógica de la argumentación científica.

El sector Provida incluso ha denominado al cigoto/embrión como “bebé” o “niño”, ignorando que tales constituyen etapas posteriores del desarrollo. Si buscamos argumentar científicamente, debemos evitar mezclar términos científicos con no científicos. Solo así comprenderemos que un embrión/cigoto no es una persona.

Caracterizar un cigoto, óvulo fecundado o embrión no es una tarea sencilla para quienes optan por la mirada científica y filosófica. (Flickr)

2. El feto no siente dolor

Uno de los argumentos más populares del sector Provida es afirmar que el feto siente dolor. Pues bien, aunque la ciencia del dolor fetal es “altamente compleja” (Belluck, 2013), existe un consenso médico relativamente establecido (Miller y Writer, 2016).

En una revisión sistemática de más de 2.000 estudios (Lee, Ralston, Drey, Partridge y Rosen, 2005), publicada en la Journal of the American Medical Association, los autores concluyeron que, aunque el dolor sea una “construcción psicológica” capaz de existir en ausencia de estímulos físicos, “la capacidad de percepción consciente del dolor puede surgir solo después de que las vías tálamo-corticales comiencen a funcionar, lo cual puede ocurrir en el tercer trimestre, alrededor de las 29 a 30 semanas de edad gestacional” (p. 952).

Con resultados semejantes, Derbyshire (2006), en un estudio publicado en la British Medical Journal, concluyó que, aunque el desarrollo neurológico ocurrido entre las semanas 7 y 26 es notable, este no indica si el feto siente dolor: “la experiencia subjetiva del dolor no puede inferirse de los desarrollos anatómicos, ya que estos no tienen en cuenta la subjetividad ni los contenidos conscientes del dolor” (p. 909).

Reaccionar a un estímulo estresante (implicando aumento de ritmo cardíaco y segregación de cortisol) no significa que constituya un estímulo doloroso, ya que el feto no sentirá dolor al no ser consciente de aquel.

El sector Provida, sin embargo, desconoce esta evidencia. Mary Spaulding Balch, directora de políticas estatales del Comité Nacional del Derecho a la Vida, afirmó que “[S]i el niño que está esperando la cirugía puede sentir dolor, el niño que está esperando el aborto también puede sentir dolor” (Belluck, 2013).

Para fundamentar su postura, Balch afirmó que un artículo publicado el año 2007 en la revista Behavioral and brain sciences constituye “una evidencia persuasiva de que el niño por nacer siente dolor a las 20 semanas” (Ibíd.).

Sin embargo, el autor del artículo, el neurocientífico sueco Bjorn Merker, aclaró que su investigación no trató dicho tema: “[n]o sabía que me habían citado en relación con el tema del aborto”, sostuvo (Ibíd.). Y es que, sin precisar las fuentes, medios religiosos afirman que un “ser exquisitamente sensible” como el feto es abortado, “es evidente que sentirá dolor, un dolor horrible”.

Al respecto, la evidencia es clara: “[l]a mayoría de los científicos […] no consideran que el cableado neurológico para sentir el dolor esté apto hasta que el feto esté más avanzado en el embarazo, más allá del punto en que ocurren casi todos los abortos” (Healy, 2016).

3. El feto carece de consciencia

Otro argumento del sector Provida indica que los abortos no deben ser practicados, ya que el feto es consciente del entorno que lo rodea. Sobre este aspecto, la neurología es clara: sin sistema nervioso central, no hay consciencia. ¿Cuándo, entonces, es que dicho sistema comienza a desarrollarse?

Michael Gazzaniga (2005), uno de los neurocientíficos cognitivos más respetados del campo, sostuvo en The ethical brain que la primera actividad eléctrica en un feto ocurre entre las semanas 5 y 6. Sin embargo, “no es una actividad coherente del tipo que subyace en la conciencia humana, ni siquiera la actividad coherente que se observa en el sistema nervioso de un camarón” (p. 5).

En la semana 13 comienza a desarrollarse el cuerpo calloso y para la semana 16, se empiezan a formar los lóbulos cerebrales. Sin embargo, “en este punto, el feto no es un organismo sensible ni autoconsciente; es más como una babosa de mar, un retorcido y reflexivo trozo de procesos sensorio-motores que no responden a nada de manera dirigida y con propósito” (Ibíd., p. 6).

Luego de la semana 17 ocurren las primeras sinapsis –la comunicación interneuronal que subyace a las funciones del cerebro. Durante la semana 23, el feto responde a estímulos aversivos. Para la semana 32, el cerebro controla la respiración y la temperatura corporal. Sin embargo, para Gazzaniga, “[n]o existe un sistema nervioso sostenible o complejo hasta aproximadamente seis meses de gestación” (Ibíd., p. 7).

Lagercrantz y Changeux (2009) consideran que in utero el feto está prácticamente dormido e inconsciente debido a la sedación endógena, por lo que un nivel mínimo de consciencia (análogo al de un ratón) empieza a mostrarse recién tras su nacimiento.

Puede que muchos de los componentes necesarios para el desarrollo de la conciencia estén en su lugar hacia el tercer trimestre, sin embargo, estos no son funcionales. Al momento del aborto, el feto no presenta consciencia del entorno.

Según las neurociencias, en lael actualidad no hay evidencia que respalde que un embrión desarrolle consciencia. (Pixabay)

4. El aborto seguro reduce la mortalidad materna

Uno de los objetivos del aborto seguro es reducir la mortalidad materna a la que se enfrentan las mujeres que recurren a clínicas clandestinas. Al respecto, la evidencia es clara: “nadie pone en duda que el principal efecto de que el aborto deje de ser crimen y que el sistema de salud haga accesible los servicios de interrupción del embarazo, es la inmediata reducción de la morbilidad y la mortalidad asociada al aborto inseguro” (Faundes, 2015: 427).

Tras una revisión de números, Di Santi, Martínez y Vaccari (2018) indicaron que en España, Portugal, Rumania o Guyana la mortalidad materna cayó luego de la legalización. Semejante escenario ocurrió en Uruguay donde, según los investigadores, “los abortos eran responsables del 37% de las muertes maternas durante el quinquenio 2001-2005, y cayeron hasta representar alrededor de 8% entre 2011 y 2015”.

En la actualidad, Uruguay es el segundo país –después de Canadá– con la mortalidad materna más baja de América (Pecoraro, 2018). Tal logro ha posibilitado que el ejemplo uruguayo sea considerado un caso modelo en lo concerniente a derechos de la mujer. Esto porque las políticas implementadas “tuvieron un fuerte impacto no solo en la reducción de la morbilidad, sino también porque condujo a un cambio dramático en las actitudes de los profesionales de la salud y el sistema sanitario” (Briozzo, 2016: s5).

En un reportaje para el diario británico The Guardian, Filipovic (2018) citó el informe del Guttmacher Institute para afirmar que las políticas pro-elección son capaces de disminuir las tasas de aborto y la mortalidad materna. “Basta con mirar los datos”, asegura. La región con la tasa más alta es América Latina y el Caribe, donde también están algunas de las leyes más restrictivas del mundo. Para Filipovic “prohibir el aborto no lo hace menos común, pero sí lo hace menos seguro”.

Uruguay tiene el índice de mortalidad materna más baja de América Latina y es segundo en el continente (luego de Canadá). (Wikicommons)

5. El aborto seguro contribuye a la salud de la mujer

Apelando al “síndrome post-aborto”, el sector Provida asegura que abortar genera daños irreparables a la salud de la mujer. Sin embargo, dicho “síndrome” –vilmente empleado como instrumento político (Iglesias y Roffo, 2018)– esconde una historia truculenta.

Cuando Ronald Reagan, le solicitó a su cirujano general, C. Everett Koop, emitir un informe sobre los efectos del aborto, este se negó. Koop –quien era Provida– calificó el daño psicológico causado como “minúsculo desde una perspectiva de salud pública” (Bazelon, 2007).

Aunque desde los años 90’s se sabe que el “síndrome post-aborto” es un mito –pues “[l]as secuelas psiquiátricas significativas tras el aborto son raras, tal como se documenta en numerosos estudios prospectivos metodológicamente sólidos en Estados Unidos y países europeos” (Stotland, 1992: 2079)–, algunos consideran que constituye una forma de trastorno de estrés postraumático (Gómez y Zapata, 2005).

Lo cierto, sin embargo, es que el “síndrome post-aborto” no goza de evidencia científica, razón por la cual no ha sido aceptado por la American Psychological Association ni por la American Psychiatric Association. Los estudios que avalan dicho síndrome presentan gruesos errores metodológicos.

Según Major et al. (2009), muchos de aquellos estudios emplean mujeres con embarazos deseados como grupo de control, sin considerar antecedentes de enfermedad mental, pobreza y violencia de pareja. En cambio, estudios más sólidos emplearon solo mujeres con embarazos no planificados para comparar una cohorte que eligió abortar con otra que continuó el embarazo.

“La evidencia no apoyó la afirmación de que las asociaciones observadas entre aborto y problemas de salud mental sean causadas por el aborto per se, en oposición a otros factores de riesgo preexistentes y coexistentes” (Ibíd., p. 863).

Para Charles, Polis, Sridhara y Blum (2008) hay una clara tendencia: “los estudios de más alta calidad obtuvieron hallazgos que en su mayoría fueron neutrales, lo que sugiere pocas diferencias […] entre quienes abortaron y sus respectivos grupos de comparación” (p. 448), mientras “los estudios con metodologías más defectuosas encontraron secuelas negativas consistentemente” (Ibíd., p. 449).

Artículos publicados en medios religiosos como Aciprensa o Religión en Libertad defienden al “síndrome post-aborto”. Precisamente este último cita un estudio que expone los malestares psicológicos que causa el aborto. No obstante, dicha investigación (Coleman, Boswell, Etzkorn y Turnwald, 2017) –que no emplea el término “síndrome post-aborto”– se realizó mediante una encuesta online anónima con dos preguntas abiertas que no consideraron las influencias del entorno.

Para el psiquiatra Enrique Stola, el “síndrome post-aborto” es “un invento de fanáticos religiosos” (citado por Iglesias y Roffo, 2018). Y es que extensas investigaciones demuestran que abortar más bien favorece la salud de las mujeres.

Major et al. (2009) demostraron que la mayoría de las mujeres analizadas estuvieron satisfechas tras abortar. Un estudio realizado durante 3 años develó que el 99% de las mujeres investigadas afirmaron que abortar fue la decisión correcta (Rocca et al., 2015).

Asimismo, un estudio realizado durante 5 años (Biggs, Upadhyay, McCulloch y Foster, 2017) demostró que las mujeres a quienes se les negó abortar reportaron ansiedad, baja autoestima, baja satisfacción de vida y depresión. Para los autores, “[e]stos hallazgos sugieren que los efectos de negar un aborto pueden ser más perjudiciales para el bienestar psicológico de las mujeres” (Ibíd., p. 177).

Afirmar que el “síndrome post-aborto” ocurre por el aborto equivale a sostener que la depresión en personas transexuales ocurre por su propia naturaleza, y no por influencias del entorno. Muchas de las emociones experimentadas resultan ser normales en eventos significativos, por lo que los sentimientos de tristeza o angustia no producen daño mental serio (Black, 2018). Según Babbel (2010), “admitir que el aborto es una elección difícil no equivale a admitir que esté «mal»”.

El supuesto “síndrome post-aborto” es un invento de los grupoa religiosos. (Flickr)

Conclusiones

En Latinoamérica, la religión (principalmente cristiana) se opone al aborto y, con ello, a la evidencia científica. Por estos lares, militantes Provida que fungen de intelectuales demuestran lo fácil que es timar mediante información sesgada o falsa.

En otros países, religión y ciencia no confrontan. Recientemente, Irlanda –un país altamente católico– legalizó el aborto hasta la semana 16, sumándose a la lista de gobiernos a favor. En lo que a derechos sociales refiere, la historia sigue demostrando que su obtención –le pese a quien le pese– es cuestión de tiempo.

Según Leonel Briozzo, médico ginecólogo, Provida y exsubsecretario del Ministerio de Salud Pública de Uruguay, “[p]ara ser provida no alcanza con decir que se es, sino que hay que demostrar con los hechos que las políticas que llevamos adelante tienen ese efecto” (citado por Pecoraro, 2018).

El debate sobre la legalización del aborto no es un debate puramente ético (aceptarlo sobrepone la moral cristiana al estado laico) ni tampoco únicamente científico (los resultados son leídos desde una perspectiva específica). Sin embargo, la ciencia cumple un rol importante: brindar los fundamentos para una toma (racional) de decisiones.

Varios países siguen criminalizando la interrupción del embarazo por cuestiones cuestiones morales o religiosas. (Flick)

Referencias bibliográficas

-Babbel, S. (2010). Post Abortion Stress Syndrome (PASS) – Does it exist? Psychology Today.

-Bazelon, E. (2007). Is there a Post-Abortion Syndrome? The New York Times.

-Belluck, P. (2013). Complex science at issue in politics of fetal pain. The New York Times

-Biggs, M., Upadhyay, U., McCulloch, C. y Foster, D. (2017). Women’s mental health and well-being 5 years after receiving or being denied an abortion: A prospective, longitudinal cohort study. JAMA Psychiatry, 74(2): 169-178.

-Black, K. (2018). Some women feel grief after an abortion, but there’s no evidence of serious mental health issues. The Conversation. 

-Briozzo, L. (2016). From risk and harm reduction to decriminalizing abortion: The Uruguayan model for women’s rights. International Journal of Gynecology and Obstetrics, 134(1): s3-s6.

-Charles, V., Polis, C., Sridhara, S. y Blum, R. (2008). Abortion and long-term mental health outcomes: A systematic review of the evidence. Contraception, 78(6): 436-450.

-Coleman, P., Boswell, K., Etzkorn, K. y Turnwald, R. (2017). Women who suffered emotionally from abortion: A qualitative synthesis of their experiences. Journal of American Physicians and Surgeons, 22(4): 113-118.

-Derbyshire, S. (2006). Can fetuses feel pain? British Medical Journal, 332(7546): 909-912.

-Di Santi, M., Martínez, L. y Vaccari, S. (2018). Rubinstein: “En los países que legalizaron el aborto, la mortalidad materna bajó drásticamente”. Chequeado.

-Faundes, A. (2015). Malentendidos sobre el efecto de la legalización del aborto. Anales de la Facultad de Medicina, 76(4): 425-429.

-Filipovic, J. (2018). Want to lower the abortion rate? Support pro-choice policies. The Guardian.

-Gazzaniga, M. (2005). The ethical brain. NY: Dana Press.

-Gómez, C. y Zapata, R. (2005). Categorización diagnóstica del síndrome postaborto. Actas Españolas de Psiquiatría, 33(4): 267-272.

-Healy, J. (2016). When can fetuses feel pain? Utah abortion law and doctors are at odds. The New York Times.

-Iglesias, M. y Roffo, J. (2018). El “síndrome post aborto”, eje de otra polémica en el debate por la legalización. Clarín.

-Lagercrantz, H. y Changeux, J.-P. (2009). The emergence of human consciousness: From fetal to neonatal life. Pediatric Research, 65(3): 255-260.

-Lee, S., Ralston, H., Drey, E., Partridge, J. y Rosen, M. (2005). Fetal pain: A systematic multidisciplinary review of the evidence. Journal of the American Medical Association, 294(8): 947-954.

-Major, B., Appelbaum, M., Beckman, L., Dutton, M., Russo, N. y West, C. (2009). Abortion and mental health: Evaluating the evidence. American Psychologist, 64(9): 863-890.

-Marlasca, A. (2002). Vida humana y persona. Medicina Legal de Costa Rica, 19(2).

-Miller, S. y Writer, S. (2016). Do fetuses feel pain? What the science says. Live Science.

-Pecoraro, N. (2018). Aborto en Uruguay: “La mortalidad materna es ahora la segunda más baja de América”, dijo el ex número dos de Salud Pública. La Nación (Argentina).

-Rocca, C., Kimport, K., Roberts, S., Gould, H., Neuhaus, J. y Foster, D. (2015). Decision rightness and emotional responses to abortion in the United States: A longitudinal study. PLoS ONE, 10(7): e0128832.

-Stotland, N. (1992). The myth of abortion trauma syndrome. Journal of the American Medical Association, 268(15): 2078-2079.

Nota del editor: El punto 4 fue modificado mínimamente el 20 de febrero. A las 12:55 (hora de Asunción).

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (22 votos, promedio: 3,18 de 5)

Compartir artículo:

61 Comentarios

  1. Nunca leí algo tan ridículo como esto.. No tiene nada de ciencia.. Puras charlatanerías.. Que basura de publicación.. Este Sergio Morales ni siquiera tiene un posgrado.. No sabes ni donde está parado.. Pobre tipo engañado y se le da esta clase de laburo

    • Nunca leí una respuesta tan ridícula como esta.. No tiene nada de ciencia.. Puros agravios.. Qué basura de respuesta.. Este Víctor Orrego ni siquiera ha mencionado algún estudio que contradiga lo expuesto.. No sabe ni dónde está parado.. Pobre tipo engañado y seguro es Provida.

  2. Y SEGURO ES PROVIDA, tu mismo lo has dicho sergio morales, porque también sabes que de lo que intentan deshacerse es de una vida humana, que desde la concepción ya es un ser vivo y que merece todo el respeto y cuidado.
    O acaso los árboles ya nacen árboles? De igual manera, como la semilla germina y tiene su proceso para ser planta o árbol, también así los seres humanos recorremos un proceso para nacer.
    Y desde que empezamos a ser embriones, ya somos seres humanos.
    Lo que sucede con ustedes, LOS PROMUERTE, es que intentan justificar el homicidio, con alegatos tan estúpidos.
    Que siente dolor o no siente dolor, excusas tan ridículas para asesinar y no sentir culpa, excusas para legalizar el homicidio de inocentes e indefensos.
    Soy PROVIDA y no me da vergüenza ni miedo decirlo, y como tal siempre estaré a favor de la vida y no de la muerte.
    Soy Cristiano, y no me da vergüenza ni miedo decirlo.
    CRISTO nació de un embarazo no deseado ni planeado por María, pero de igual forma ella amo a ese niño desde el principio, y lo dejo ver la luz y gracias a eso hoy podemos ser salvos, situación y estado que usted sergio morales no conoce.

    • Estimado Miguel, te deshaces de “vida humana” todo el tiempo: cuando te cortas las uñas, cuando te cortas el cabello, cuando te rascas, etcétera. Todas esas células son “vida humana”. Ahora, si te quieres referir al embrión, refiérete al embrión. No caigas en la falacia de potencialidad al decir que el feto será luego un ingeniero. El aborto tiene un límite bastante claro.

      Hablar de homicidio en este caso es simplemente ignorar el lenguaje. No solo te basta con ignorar la sólida EVIDENCIA científica del caso. Prefieres creer en tus dogmas religiosos. No debería darte vergüenza ser creyente, pero sí pensar que un dogma está por encima de la ciencia.

      Por último, nadie ha negado que un embrión constituya vida humana. O no has leído el artículo o no lo has captado.

      • En realidad lo expuesto es desde una perspectiva de la semántica. Lo cual no cambian los hechos. Los científicos que has mencionado usan muchas conjeturas, o sea que están en la búsqueda de respuestas. Sus aportes son muy importantes pero tampoco ponen un punto final a la cuestión. Y el tema del aborto no es una discusión puramente científica, al tratarse de la vida humana (no las uñas cortadas), se hace también una discusión filosófica. Así es que no se pueden apartar estos elementos. Asi como la discusión sobre la eutanasia o la erradicación de etnias poco útiles a la especie humana.

      • Este nivel si que ya es extremo, no vi tanto en tu post en facebook.

        ”Estimado Miguel, te deshaces de “vida humana” todo el tiempo: cuando te cortas las uñas, cuando te cortas el cabello, cuando te rascas, etcétera. Todas esas células son “vida humana”. Ahora, si te quieres referir al embrión, refiérete al embrión. No caigas en la falacia de potencialidad al decir que el feto será luego un ingeniero. El aborto tiene un límite bastante claro.”

        Cuando se habla de vida humana se habla en términos biológicos de la vida de un individuo humano, no de partes muertas de algún tejido del cuerpo, se habla de una categoría, el de un individuo, y su única potencialidad es la de llegar a ser adulto, no ingeniero o un arquitecto, simplemente seguir con su desarrollo y avanzar por el arco de su vida, ser embrión, cigoto, feto, niño, adolescente, adulto, anciano y morir.

        La diferencia la ciencia la explica con meridiana claridad, no es lo mismo una partícula de uña que un feto, ni un órgano completo igual que un embrión. No es la condición de material orgánico ni la cantidad o complejidad organizacional de sus células los que les otorga so condición de vida humana (individuo de su especie) sino esa condición misma de ser un indivduo, esto es un código genetico completo y único y la capacidad de desarrollarse, dentro de las condiciones biológicas de su especie, hasta la adultez y reproducirse. Cosa que la partícula de uña, o un cabello no pueden hacer.

        y yo se que esto lo entedes Sergio

        • Ahi en la foto del Staff por ejemplo le veo al Dr. Antonio Cubilla, un reconocido patólogo, el lleva mucho tiempo haciendo estudio sobre el cáncer de pene. Cuando le veas pregúntale un poco su en algún momento alguna muestra de tejido en su laboratorio empezó a crecer y a formar órganos y un sistema nervioso y a ¨sentir´ o son incapaces de evolucionar de su condición de tejido?
          Un espermatozoide solo tampoco, un ovulo solo tampoco, pero cuando estos dos se juntan si. y mira que trabaja con muestras de tejido que están muy cerca del saco escrotal en donde se almacenan los espematozoides, o sea ni siquiera por proximidad funciona asi

          • Entiendo bien de lo que hablas, y se llama falacia de potencialidad. El aborto no se aplica en neonatos ni en adultos. Se aplica en cigotos, embriones o fetos hasta determinado límite. Hasta tú mismo lo reconoces.

            “Cuando se habla de vida humana se habla en términos biológicos de la vida de un individuo humano, no de partes muertas de algún tejido del cuerpo, se habla de una categoría, el de un individuo, y su única POTENCIALIDAD es la de llegar a ser adulto, no ingeniero o un arquitecto, simplemente seguir con su desarrollo y avanzar por el arco de su vida, ser embrión, cigoto, feto, niño, adolescente, adulto, anciano y morir.”

            Espero haya quedado claro.

      • No se aplica Falacia de potencialidad en este caso, aqui los argumentos:

        X es un extremo
        Y es otro extremo.
        X e Y presentan casos intermedios.
        No hay diferencia entre X e Y.
        Hay un punto claro en donde X se convierte en Y.

        Si aplicas falacia de potencialidad a algo inexistente estás trabajando en la nada, te explico: para que sea falacia depende de que ambos sean casos distintos con el correr del tiempo, pero vos matas a los dos casos con el correr del tiempo, o sea que ni siquiera podés llegar a una conclusión, tanto X como Y deján de existir, como vas a aplicar una conclusión logica a algo inéxistente?.

        • 1) El aborto no se aplica en neonatos ni en adultos. Se aplica en cigotos, embriones o fetos (hasta determinado límite).

          2) Dices “No hay diferencia entre X e Y”, pero también dices que “Hay un punto claro en donde X se convierte en Y”. Pregunta: ¿No hay diferencia entre x e y pero hay conversión de x a y? ¿Esa “conversión” no implica diferenciarse de un estado previo? Explícame esto, por favor.

          3) Por último, si consideras que no hay diferencia entre x (embrión) e y (persona), entonces no hay diferencia entre tú y un embrión. Ergo, eres un embrión. Qué bonita la lógica.

          • No, disculpas simplemente no pude exponer toda la falacia con las premisas y conclusiones y se presto a mas confusionismos, de ahí provienen tus puntos 2 y 3.

            Solamente este es el punto relevante que hay que discutir.
            Si aplicas falacia de potencialidad a algo inexistente estás trabajando en la nada, te explico: para que sea falacia depende de que ambos sean casos distintos con el correr del tiempo, pero vos matas a los dos casos con el correr del tiempo, o sea que ni siquiera podés llegar a una conclusión, tanto X como Y deján de existir, como vas a aplicar una conclusión logica a algo inéxistente?.

            Y este punto se mantiene.

  3. Estimado Miguel, te deshaces de “vida humana” todo el tiempo: cuando te cortas las uñas, cuando te cortas el cabello, cuando te rascas, etcétera. Todas esas células son “vida humana”. Ahora, si te quieres referir al embrión, refiérete al embrión. No caigas en la falacia de potencialidad al decir que el feto será luego un ingeniero. El aborto tiene un límite bastante claro.

    Hablar de homicidio en este caso es simplemente ignorar el lenguaje. No solo te basta con ignorar la sólida EVIDENCIA científica del caso. Prefieres creer en tus dogmas religiosos. No debería darte vergüenza ser creyente, pero sí pensar que un dogma está por encima de la ciencia.

    Por último, nadie ha negado que un embrión constituya vida humana. O no has leído el artículo o no lo has captado.

    • Que comentario tan idiota… y así hablas de ciencia? no puedes comparar una celula de tu uña con una altamente especializada como un cigoto.
      El desarrollo de una celula de tu uña solo generara ( si se cultiva) otras celulas iguales, no un ser humano.
      “No solo te basta con ignorar la sólida EVIDENCIA científica del caso.” ja,ja.. que evidencia? si para ese punto solo usas el diccionario.

      • En tanto hables únicamente de “vida humana”, cualquier tejido vivo de tu cuerpo (incluyendo un cigoto) constituyen vida humana. Ergo, son absolutamente comparables. Esto a tu respuesta de “no puedes comparar”. Una cosa es comparar, otra analogar y otra decir que son lo mismo. ¿Ya ves qué importante es un diccionario?

        Averigua sobre las células madre totipotenciales para que te deshagas de tu atrevida ignorancia.

        Pd.: Ignorar un tema no tiene nada de malo; lo insoportable es creer que uno lo sabe todo cuando no ha estudiado el tema.

        • Es vida celular.
          NO son comparables, eso puede ser sometido a experimentación DIRECTA.
          El desarollo de celulas de uñas da: celulas de uña
          El desarrollo de un cigoto da: un bebe, niño, adulto (en ese orden).
          Creo que he estudiado mejor el tema que ud. El ejemplo anterior comprueba ello.

          • ¿Tu uña es vida celular porcina? ¿Equina? ¿Canina? ¿Felina? ¿O humana? ¡Qué pregunta tan difícil!

            Comparar: “Fijar la atención en dos o más objetos para descubrir sus relaciones o estimar sus diferencias o su semejanza” (RAE). Ahora entiendo por qué no te gustan los diccionarios.

            ¿Ya averiguaste sobre las células madre totipotenciales? Por lo que veo, todavía no. Cuando averigües algo me cuentas.

        • Te vas por las ramas? Porque no consultas un diccionario filosofico? haces una falsa analogia entre un cigoto y una celula de la uña para luego irte por las ramas?.
          Te cite un experimento que puedes realizar para refutar tu falaz analogía.
          A ver iluminame…..

          • ¿Cuál falsa analogía? ¿Acaso un cigoto no es una célula?

            ¿Cuál experimento?

            Averigua. Haz tu tarea.

        • el comparar un cigoto con otra celula como la de la uña.
          NO comprende lo que lee? le sañale el experimento que puede hacer para no hacer esa falaz comparación.
          Soy un mamífero, mi perro también ergo soy un perro.

          • A ver, esto se soluciona bien rápido. ¿Es el cigoto una célula?

            “El desarollo de celulas de uñas da: celulas de uña
            El desarrollo de un cigoto da: un bebe, niño, adulto (en ese orden).”
            ¿Ese es tu “experimento”? Esa es una obviedad.

            El perro y tú son mamíferos.

  4. Esperamos las razones científicas por no aprobar el aborto. Por suerte las decisiones de cualquier profesional de la salud se basa en la ética profesional. Espero la “neutralidad” de Sergio.

      • Se leyó por eso, punto 1. Yo nací a las 27 semanas, creo que eso que desde las 29 se siente dolor es mentira. Los prematuros refutamos eso. El ser personas no responde la ciencia es obvio, ahora como sabés de embriología, en el cigoto, embrión es parte del proceso continuo del ser humano. Tu problema es más bien ideológico. Esperamos los puntos en contra para legalizar el aborto porque hasta ahora no veo imparcialidad, se supone que en ciencia se debe ser neutro.

        • Es claro que el artículo habla sobre dolor fetal, el dolor que siente el feto, no tú.

          Cometes falacia de potencialidad. Los abortos no se aplican sobre neonatos ni sobre bebes.

          La ciencia es neutral. Por eso esperaré que alguien escriba un artículo en el que exponga su postura.

          • Hablaste de 29 semanas de embarazo. Los prematuros nacen antes del período “establecido” a lo que voy es que en esa 27 semanas sentía dolor. Insisto que el que no maneja información de embriología o desarrollo humano. Realmente absurdo. Dice que a las 29 semanas se siente dolor, los prematuros lo refutan.

          • “Desarrollo humano”… La magia de estar en el vientre y que no esté. Insisto, eso evidencia que un ser humano en la semana 27 puede sentir dolor sin importar si se encuentra o no dentro del vientre.

        • Realmente no se entiende de qué hablas (“La magia de estar en el vientre y que no esté” ?????).

          Copiaré el fragmento porque ya parece que estás divagando.

          “En una revisión sistemática de más de 2.000 estudios (Lee, Ralston, Drey, Partridge y Rosen, 2005), publicada en la Journal of the American Medical Association, los autores concluyeron que, aunque el dolor sea una “construcción psicológica” capaz de existir en ausencia de estímulos físicos, “la capacidad de percepción consciente del dolor puede surgir solo después de que las vías tálamo-corticales comiencen a funcionar, lo cual puede ocurrir en el tercer trimestre, alrededor de las 29 a 30 semanas de edad gestacional” (p. 952).
          Con resultados semejantes, Derbyshire (2006), en un estudio publicado en la British Medical Journal, concluyó que, aunque el desarrollo neurológico ocurrido entre las semanas 7 y 26 es notable, este no indica si el feto siente dolor: “la experiencia subjetiva del dolor no puede inferirse de los desarrollos anatómicos, ya que estos no tienen en cuenta la subjetividad ni los contenidos conscientes del dolor” (p. 909).
          Reaccionar a un estímulo estresante (implicando aumento de ritmo cardíaco y segregación de cortisol) no significa que constituya un estímulo doloroso, ya que el feto no sentirá dolor al no ser consciente de aquel.”

          Espero ya hayas entendido.

          • Insisto, que tenga conciencia o no de dolor no es parámetro para interrumpir el desarrollo. Independientemente a la etapa evolutiva en que se encuentre. Insisto… Ante ese punto podemos “interrumpir el desarrollo humano en cualquier etapa” si no tiene conciencia de dolor, aplicando cantidades extremas de anestesia a un adulto, niño, adolescentes, etc.

          • Si vamos por las “conciencia” como percepción del mundo externo y diferenciarse a si de los demás, tampoco es parámetro. Un ser humano tiene conciencia de uno mismo recién aproximadamente a los 2 años.. Entonces por sentir dolor, pero no tener conciencia de uno mismo, entonces ¿me da permiso de interrumpir a su desarrollo?. Suerte existe la bioética, porque de lo contrario, con argumentos como estos damos que acabas de mencionar das permiso a realizar investigaciones como en los campos de concentración Nazi.

    • A ver, hay cosas que aclarar aquí, que ya estaban aclaradas en el artículo, pero veo urgente re-aclararlas.

      Sobre el dolor fetal. Primero, empecemos por lo básico: un aborto (interrupción del embarazo) se practica en un embrión o en un feto. No hay abortos de bebés ni de niños ni de adultos. Cualquiera que piense que puede “abortar” un niño un adulto o está fumado o es imbécil. Segundo, la ausencia de percepción del dolor no es el único criterio; es uno de los 5 motivos por los cuales el aborto debería ser legal. Tercero, un feto está prácticamente sedado cuando está en el útero, de modo que cuando nace, adquiere un potencial de percepción del entorno y del dolor.

      Sobre la consciencia. Tal igual como en el caso anterior, la ausencia de consciencia es uno de los 5 motivos por los cuales el aborto debe ser legal. No es el único. Si tú coges únicamente estos dos criterios, evidentemente vas a perder el horizonte de la propuesta como ya lo estás haciendo. Te repito: no hay abortos en niños ni en adultos.

      La bioética, como lo indica su nombre, parte de la ética, pero no de todas las éticas, sino de una ética específica. Esta ética parte generalmente una moral judeo-cristiana, y esta moral judeo-cristiana, para este caso, es completamente anticientífica por las razones expuestas en el artículo. Por último, no existe una sola ética, existen muchas. La ética no está codificada en los genes ni fue enviada por diosito. La ética y la moral son instituciones culturales dependientes del contexto. Asimismo, nuestra legislación tampoco vino de los cielos ni está inscrita en nuestros genes; nuestras leyes son productos culturales, por ello es que existen muchas legislaciones. Si revisas la normativa de otros países, encontrarás que proponen diferentes cuestiones sobre el aborto, algunas veces más acertadas que nuestra legislación de origen judeo-cristiano.

      Espero, ahora sí, se haya comprendido el tema.

        • Claro, porque yo tengo menos de 14 semanas de desarrollo. Es más, ya que para los Provida un embrión ya es una persona, te comunico que estás debatiendo con un embrión ingeniero. Abórtame.

          • Construyes varias falacias…. Hombre de paja y generalización apresurada.
            La mayoria de ellos se refiere a ser humano en desarrollo o en potencia.
            Mentir es malo 😉

        • ¿Por qué no en vez de decir qué hice lo demuestras con propiedad? Vamos, anímate. No quedes como un sofista estudiante de filosofía que porque ha leído a Wittgenstein cree saber de ciencia o epistemología. Te ayudo con un esquema de todo lo que debes demostrar:
          1. Hombre de paja
          2. Generalización apresurada
          3. Mentira

          Haz bien las cosas. Dale.

        • Es interesante como la respuesta se vuelve personalizada contra el autor del escrito, es mas, plantea ir en contra de su defensa de la vida para poder hacer valer su punto de vista. “Puedo sedarte, así no sientes dolor y te mato…. una causal “cientifica” para despenalizar el asesinato”

          La lectura y comentarios deberían ser sin fanatismos.

  5. Se está cayendo en la falacia de falsa analogía al igualar vida de una uña con vida de un individuo. Los niveles de organización de la vida te lo resumo así:
    1. Células
    2. Tejidos
    3. Órganos
    4. Sistemas o Aparatos
    5. Organismos o Individuos

    O sea:
    1- Con el aborto estás matando un individuo vivo
    2- Ese individuo pertenece a la especie Homo Sapiens, por tanto, es un ser humano. Compararlo con gametos haploides es una falacia de falsa analogía.
    Biología esencial.

    Como bien dices, el reconocimiento de persona no lo da la ciencia, sino nuestras leyes. La legislación internacional vigente lo reconoce como tal:
    ■ “2. Para los efectos de esta convención, persona es todo ser humano” (Artículo 2 del Pacto de San José de Costa Rica – CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS)
    ■ “El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Se garantiza su protección, en general, desde la concepción” (Artículo 4 – DEL DERECHO A LA VIDA de la Constitución Nacional)

    • Gracias por citar los niveles de organización biológica. Si nos ceñimos a esos mismos niveles, un cigoto estaría en el nivel celular, mientras que un embrión entre el nivel tisular y el organísmico (dependiendo de la fase). Por último, un feto estaría entre el nivel organísmico y el del individuo, pero con la salvedad de que solo algunos de sus órganos son debidamente funcionales (el cerebro no es uno de ellos).

      ¿Alguien ha negado que un embrión humano no sea homo sapiens? Te reto a que busques la cita exacta donde el artículo niega eso.

      La ley debe ceñirse a la evidencia científica, y es claro que actualmente no lo está. Y menos aún si habla de “personas”. Si buscas otras legislaciones, encontrarás diferentes posturas sobre cuando empieza la vida (cuestionable) y hasta sobre cuando un feto adquiere el carácter de “persona”. ¿Resultado? Distintas legislaciones dicen cosas distintas sobre un mismo hecho. Lo único cierto son los datos científicos.

  6. EL ANALISIS HECHO CARECE DE UN TOTAL INGREDIENTE CIENTIFICO. SIRVE MAS PARA Facebook. La vida es un constante desarrollo, desde el Estado inicial hasta la muerte. El embrión es un ser humano simplemente porque su ADN ya lo establece desde el principio mismo de la concepción. Nacerá un ser humano y no un mono o un perro. Por consiguiente, ese “embrion”, “cigoto” o como quieran llamarlo ya es un ser humano en potencial desde el instante mismo de la concepción y se desarrollará hasta ser parido como un bebé perteneciente a la especie humana, y ya en pleno desarrollo de su CONCIENCIA, INTELIGENCIA, SENTIDOS y demás. Además, el “análisis” ya comienza mal, pues cita las “numerosas” violaciones de niñas, y dando a entender que la mejor “justicia” es ASESINAR” a un ser indefenso en gestación y desarrollo. Tamaña COBARDÍA de personas que piensan así. La mejor justicia son leyes más severas al violador y cómplices, incluso la castración!! No existe justicia cuando se ASESINA un ser indefenso que ni firma tiene de defenderse. Además, hay más muertes de mujeres en clínicas abortivas legales e ilegales, de lo que las cifras “cientificas” destacan. Pienso, que Ciencia del Sur debe escoger mejor a los bloguistas y dar un mejor periodismo científico que un periódico amarillista!!

    • 1) NADIE ha negado que de un embrión humano se genere un ser humano. Si crees que el texto lo ha negado, indica exactamente la parte donde se haya negado eso. Te adelanto que no la encontrarás.

      2) Hablar de “ser humano en potencia” es caer en la falacia de potencialidad. Los abortos no se realizan sobre bebés ni sobre niños ni sobre adultos. Se realizan en embriones o fetos hasta un límite determinado.

      3) Asesinar implica matar a una persona. Un embrión no es una persona.

      4) En este punto tienes toda la razón: hay muchísimas muertes de mujeres en clínicas abortivas ilegales. En lo que te equivocas es en que la literatura científica no lo señala. De hecho, la mortalidad materna por aborto clandestino constituye uno de los tópicos más discutidos y expuestos por las investigaciones que apoyan la legalización del aborto. Y justamente el punto 4 señala cómo el aborto legal reduce la mortalidad materna. Por lo que escribes, cualquiera pensaría que no has leído el artículo.

      5) Acá el único amarillista eres tú. Y ni eso, diría yo, porque todos tus argumentos son completamente ERRADOS.

      Que tengas buen día.

    • Claro, porque los investigadores están prohibidos de recurrir a diccionarios para explorar el significado de los términos empleados, ¿cierto?

      Las cosas que hay que leer…

      • Pero que clase de respuesta es esa… si busco la definción de vida en el diccionario, acabo con los debates que no terminan de ponerse de acuerdo que es la vida? .
        No respondes la pregunta: por que no eres una gallina y no un ser humano? vamos… donde esta “su ciencia”.

        • De lejos se nota cuál es tu crítica: pretender que el texto afirma que un embrión humano no es un ser humano. Para no gastar mi valioso tiempo, te pediré que me precises en qué parte del artículo se dice literalmente que un embrión humano no es vida humana. Te espero.

          • A ver.. entonces aceptas que el embrion humano es un ser humano? Entonces estas a favor de matar seres humanos?.
            ( ya veras cual el punto de mi critica).
            Sigo esperando la ciencia que reclama el titular.

        • POR SUPUESTO que un embrión humano es un ‘ser humano’ (aunque yo preferiría decir que es un embrión de homo sapiens).

          Y no, en principio no estoy de acuerdo con quitarle la vida a un ser humano. Pero si hablamos de seres humanos de menos de 14 semanas de desarrollo, sin percepción del dolor, sin consciencia y cuya existencia podría poner en riesgo a su madre, entonces sí. Ahí sí estoy muy de acuerdo.

          Repito, la ciencia está en la veintena de estudios citados. Al menos dime que has leído uno siquiera.

          • Al parecer dolo tiene su fe… nada de ciencia.
            Las plantas no tienen SN y pueden sentir dolor.
            Aun los filosofos y cientificos no pueden ni definir lo que es la conciencia, algunos lo definen como una fenomenología non local, pero ud ya hace tajantes afirmaciones llevadas solo por su sesgo religioso.
            Sigo esperando la ciencia detrás de su articulo.
            Ud puede estar de acuerdo con que la tierra es plana, eso no hace que lo sea.

          • Tú, al parecer, tienes puras quejas y nada de demostraciones. Lástima.

            Eso de “las plantas sienten dolor” debe ser una de las fumadas más extrañas que haya leído en mi vida. Seguro te dejaste llevar por el bulo que surgió hace varios meses. Mejor busca más info científica del tema porque estás haciendo el ridículo.

            La ciencia está en las referencias científicas. Pregunto por segunda vez: ¿has leído algún paper siquiera? ¿Has leído algo?

            Pd.: Te quiero pedir un favor. Si deseas continuar con el diálogo, crea un hilo propio de comentarios o continúa el que empezaste en la parte inferior. Quisiera poder tener los argumentos bien ordenados para responderlos de mejor manera y que no quede ningún cabo suelto. Muchas gracias.

        • ERROR. Se usa el diccionario para determinar el significado de la palabra “persona humana”. En ningún momento se le emplea para el significado del término “ser humano”. ¿Ves? Te falta comprensión lectora y vienes acá a dártelas de experto. Es más, si hubieras revisado la referencia citada en ese apartado, te hubieras percatado que fue el autor del artículo citado quien emplea el diccionario (cabe resaltar que esa referencia fue publicada en una revista de medicina legal). Por último, el mismo autor que usó el diccionario también lo usó para AFIRMAR que un embrión es vida humana. Pésima tu “crítica”.

          Gracioso que te centres en el uso del diccionario y dejes de lado la veintena de estudios científicos citados en la elaboración del artículo. En fin.

          • ja, ja… si una persona según el diccionario es HUMANA!!!!!
            Sigo esperando el fundamento cientifico, ni siquiera puedes pasar de la defensa de tu primer punto.
            Que ahora vas a venir con la falacia ad populum? asi lo citen 100, esa no es parte de la critica.
            Vamos, hasta cuando seguiré esperando????

        • “ja, ja… si una persona según el diccionario es HUMANA!!!!!”. Tradúceme esto al español, por favor, que no entendí.

          ¿Fundamento científico de qué? Especifica, por favor, que no soy telépata.

          Acá el de las falacias eres tú. No quiero robarte protagonismo.

          • ud hace una definicion de persona humana, cuando el diccionario dice que una persona es un individuo de la especie humana.
            Le demuestro que usa falacias,pero sale con infantilismos.

    • Demuestra con propiedad las dos falacias que cometí (hombre de paja y generalización apresurada) y las mentiras. Te espero en este hilo de comentarios.

  7. Simplemente voy a decir qué la ventanita de overton primero habla de una semanita luego un mesecito poquito a poquito 2 mesecitos y al final, como en el estado de nueva York pretenden hacerlo a los 9.

    Otras feministas pretenden inclusive que sean capaces de matar al niño recién nacido…

    Creen que uno no se da cuenta de qué poquito a poquito quieren poner sus aberraciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here