2 min. de lectura

 

Los factores del estilo de vida, sumados a las enfermedades, el envejecimiento de la población, la globalización y la transferencia de conocimientos en la comunidad médica han aumentado la demanda mundial de trasplantes de órganos.

Estudios en España señalan que los principales factores independientes asociados con la opinión hacia la donación son la edad, el nivel de estudios, la información transmitida por profesionales sanitarios, la discusión familiar, la experiencia previa, entre otros.

Se coincide por varias fuentes que se transmite poca información sobre donación desde la Atención Primaria. Sin embargo, cuando se realiza, tiene un impacto muy positivo. En Paraguay, 12 a 14 personas por año son las que donan sus órganos, siendo uno de los números más bajos para cubrir las necesidades y en comparación a nivel Latinoamérica.

En total, 224 pacientes se encuentran hasta la fecha del 2018 en lista de espera y precisan procedimientos para seguir viviendo.

Actualmente, la Ley Anita estableció reformas hacia la donación directa de órganos a partir de los 18 años, a excepción de aquellas personas que dejen constancia tangible de su inconformidad ante esta práctica.

La reforma de la Ley 1.264/98 se relaciona en el respeto a la voluntad del donante- que la decisión de la persona que dona prime ante la elección familiar. Esto se debe a que en ocasiones esta última es una de las barreras más grandes que presenta el proceso de donación, donde lo dictaminado de la persona fallecida queda derogada contra su ideología y postura tomada en vida.

En Argentina, la Ley Justina convierte a mayores de 18 años en donantes automáticamente, salvo que hayan dejado constancia contraria. Esto colocó a la Argentina a la delantera en cuanto a la donación  de órganos y reavivó los anhelos de las personas que aguardan un trasplante.

Países Bajos se destaca por su respuesta. Allí, la ley de donación – similar a las anteriores- no parece tener el efecto deseado, 30.000 ciudadanos se han inscrito para indicar que no quieren ser donantes, cifras del Ministerio de Sanidad tan sólo 12 horas después del que Senado respaldase la regla sin estar en vigor. En este país europeo, los donantes pueden indicar si desean excluir ciertos órganos. Empero, médicos aplauden la norma porque creen que salvará muchas vidas a lo largo del tiempo.

Esta reacción es un ejemplo que la población mantiene y ejerce su autonomía en cuanto a su aprobación o no de ser donante, además de dejar manifiesto de forma explícita y generar una respuesta sin obligar a nadie a realizar o ser algo que no desee e incluso respetar su postura.

Educación y monitoreo

Paraguay es uno de los países latinoamericanos donde existe menos donación de órganos. (The StoryPedia)

La temática actual nos hace reflexionar en dos ejes primordiales que se deben estudiar, analizar e intervenir, hablamos de educar y monitorear el correcto funcionamiento de las instituciones relacionadas.

En lo primero se debe reforzar el sistema educativo de modo a establecer toda claridad necesaria sobre esta ley y eliminar los tabúes correspondientes con al tema, con la implementación de programas para que los estudiantes se informen y capaciten correctamente sobre el hecho. E incluso puedan ser portadores de información y colaborar en el proceso de cambio generacional.

Lo segundo debe brindar completa transparencia en el proceso y así lograr la confianza de la población por medio del libre acceso y sistematización de la información, así como la presentación de avances y resultados tanto a corto, mediano y largo plazos por medios oficiales y públicos de modo a demostrar el trabajo ejecutado.

En caso de que los ejes principales no sean llevados a cabo – educación y monitoreo de las instituciones relacionadas- cada habitante podría terminar con múltiples confusiones que lleven a que el proceso de donación sea un fracaso.

Se concluye que en cualquier parte del mundo la problemática de donación y trasplante es insuficiente a nivel salud y genera múltiples impactos en la vida de la persona, su familia y la sociedad, lo que podrá ir cambiando con una actitud solidaria y empática, apoyada bajo un sistema de gobierno trasparente y un sistema educativo fortalecido en la salud pública del país.

Referencias

  1. C. Conesa, A. Ríos, P. Ramírez, M. Canteras, M. M. Rodríguez y P. Parrilla (2005). Estudio multivariante de los factores psicosociales que influyen en la actitud poblacional hacia la donación de órganos. Nefrología, Vol 25.

  2. C. Conesa et al.  (2004). Importancia de los profesionales de atención primaria en la educación sanitaria de la donación de órganos. Atención primaria. Vol. 34 pp 528-535
  3. Si llega tu muerte, no dudes en donar tus órganos para que en el mundo te recuerden siempre (2018). Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (Paraguay).
  4. Pocos donantes y muchos pacientes en lista de espera para recibir pacientes. (2018). Agencia de Información Paraguaya.
  5. Torres-Román et al. (2016). Asociación entre donación y trasplante de órganos en Latinoamérica. Salud Pública de México, Volumen: 58, Numero: 1

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (27 votos, promedio: 4,67 de 5)
Compartir artículo:

4 Comentarios

  1. Excelente publicación ojala haya concienciación de las personas sobre la importancia de la donación de órganos.
    Con esta acción, cuántas vidas se podrían salvar.!!!

  2. Excelente nota y resumen de los principales ejes temáticos que como institución el INAT debe afrontar y trabajar arduamente, como coordinadora de Trasplantes vivo de cerca est problemática de muchas veces salir con las manos vacías tras una entrevista familiar.

  3. Es de suma importancia este tema, ojalá la sociedad tome conciencia sobre la profundidad y las gratas consecuencias de ser donante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here