2 min. de lectura

 

El Pantanal paraguayo abarca unos 42.000 km2 y se inicia en la región de Fuerte Olimpo, capital del departamento de Alto Paraguay. Es considerada como puerta de entrada y riqueza natural.

En el siguiente registro fotográfico, obtenido entre el 5 y 7 de septiembre, resaltan tanto la biodiversidad como las necesidades de los pobladores.

 

1Entre el agua y la vegetación

Esta ave acuática, perteneciente a la familia ‎Ardeidae, es conocida como “garcita azulada” o Butorides striata, y en el idioma guaraní se la conoce como hoko’i. Habita las cercanías de agua dulce, salobre o salada. Posee un pico de unos 8 centímetros de longitud, lo que le permite cazar los peces de los que se alimenta. Su plumaje estriado hace que pueda camuflarse entre la vegetación acuática.

2Final

Este armadillo, cuyo nombre científico es Dasypus novemcinctus, habita ambientes tropicales, tanto lugares secos como húmedos. Es una especie común de la zona del Chaco y su carne es utilizada como alimento en ciertos pueblos indígenas como los chamacoco, comunidad ubicada al costado del río Paraguay en Fuerte Olimpo.

3A orillas del río

En la zona del Pantanal es común encontrar al lagarto verde Iguana iguana, aunque resulte algo difícil al principio por su perfecto mimetismo con la vegetación arbórea en sus diferentes estadios, tanto juvenil como adulto. Se trata de una especie herbívora de hábitos diurnos y puede alcanzar los 2 metros de longitud.

4Camuflaje

Este pequeño reptil, conocido como teju’i en el idioma guaraní, tiene como nombre científico Tropidurus spinulosus. Tiene la habilidad del camuflaje perfecto, una capacidad que le da ventaja ante sus posibles depredadores. Se ubica normalmente en los troncos de árboles, generalmente quebrachales, y se alimenta de pequeños insectos.

5Espacio para otros animales

En Fuerte Olimpo es común observar una gran cantidad de caballos que la comunidad utiliza como transporte. En este caso se ve a uno cruzando frente al juzgado de paz de dicha localidad.

6Una etapa de la vida

Los anfibios depositan sus huevos en el agua, que luego se convierten en renacuajos, larvas carentes de patas. Es un estadio exclusivamente acuático hasta completar su vida adulta gradualmente a través de la metamorfosis. En esta fase son generalmente omnívoros y, a su vez, son presa fácil para otros organismos.

7Buena pesca

En la zona del Pantanal es frecuente avistar muchas especies de aves con hábitos acuáticos. Una de ellas es el famoso karãu, cuyo nombre científico es Aramus guarauna. Se alimenta de caracoles que caza en el agua. Es un ave conspicua y se adapta perfectamente ante la presencia humana. Mide unos 65 cm de largo con una envergadura que puede llegar incluso a 1 m. Aunque en ocasiones no se logre observarlas, el canto característico hará notar su presencia.

8Desde la cima

El cuervo negro de nombre científico Coragyps atratus, de la familia Cathartidae, es conocido en el idioma guaraní como yryvu hũ. Son considerados limpiadores naturales, ya que se alimentan generalmente de carroña que logran ubicar con precisión gracias a una vista muy aguda. Frecuentemente son observados no solo en la cima de árboles, sino también sobre los techos de hogares de ciudades como Fuerte Olimpo.

9Necesidades

Dentro de la ciudad de Fuerte Olimpo, a orillas del río Paraguay, se encuentra la comunidad indígena chamacoco. Los habitantes Guillermo Mallero y su esposa Luisa Calonga resaltan algunas de las necesidades que tienen: el tratamiento de agua potable, asistencia médica de manera periódica y la falta de medicamentos. También hacen hincapié en el apoyo educativo para jóvenes, que las becas lleguen a la comunidad y que sean una oportunidad de salir adelante. Asimismo, piden más oportunidades laborales, fundamentalmente en la pesca y/o venta de artesanías, formas de trabajo que tienen a mano.

10Doña Feliciana, saliendo de la zona fría de Fuerte Olimpo

En esta ciudad la temperatura es llamativa. En la comunidad indígena chamacoco se siente un clima fresco, y al salir, uno cálido, que no se da en forma gradual sino abrupta. Esto se debe a que la zona se halla rodeada de cerros, lo que permite que las temperaturas oscilen regularmente más bajas que en el resto de la ciudad.

 

Esta publicación participa de la segunda edición del Premio Pablo Medina de Periodismo Ambiental, que organizan el Foro de Periodistas Paraguayos (FOPEP) y el Instituto de Derecho y Economía Ambiental (IDEA), en el marco del proyecto Pantanal-Chaco (PaCha), con el apoyo de The International Union for Conservation of Nature (IUCN).

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,75 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here