5 min. de lectura

 

La 14° edición de la Libroferia de Encarnación registró aproximadamente 30 mil asistentes según los organizadores. Con una inyección de vitalidad y dinamismo, desde el 4 al 9 de setiembre se realizaron más de 100 actividades gratuitas bajo el lema “Más libros, más libres”, que organizó la Universidad Autónoma de Encarnación (UNAE), como proyecto de extensión universitaria y responsabilidad social.

Cuando se menciona la capital del departamento de Itapúa, la autodenominada “perla del sur“, lo primero que viene a la mente son sus carnavales y playas que la han convertido en la capital del verano de Paraguay.

Es una de las ciudades más urbanizadas de Paraguay, la única que le rinde un público homenaje a las “paseras” —aquellas tradicionales y humildes trabajadoras fronterizas que traen mercaderías, en bolsos y canastos, desde o hacia Posadas (Argentina)— y la de tránsito muy lento. Hasta el semáforo, cuando debe cambiar de color, es lerdo.

También es una localidad que promueve la lectura, porque en la 14° Libroferia de Encarnación participaron más de 20 casas editoriales y 50 escritores de guaraní y castellano: Susana Gertopán, Susy Delgado, Alfredo Boccia Paz, Javier Viveros, Andrés Colmán Gutierrez, Bernardo Neri Farina, Milia Gayoso, Fernando Hernández, Feliciano Acosta, Carlos Ferreira, María Gloria Pereira, Víctor Jacinto Flecha, Mirta Roa, entre otros.

De las 30 mil personas que asistieron al evento, 3 mil fueron niños y jóvenes que, en el marco de proyectos de lectura iniciados en abril pasado, tuvieron la oportunidad de encontrarse con los autores leídos durante el ya tradicional Concurso de Animadores de Lectura.

“Estos proyectos se realizan desde hace 14 años y ya tenemos registrados más de 10 mil lectores”, confirmó a nuestro medio Nadia Czeraniuk, docente, rectora de la UNAE y principal organizadora.

La comparación a veces es buena

Foto: Desirée Esquivel.

Si bien la Feria Internacional del Libro de Asunción es la más importante del país porque se desarrolla en un espacio más cómodo y amplio, cuenta con más organizadores, escritores extranjeros y artistas,  entre otros aspectos, la Libroferia de Encarnación tiene demasiadas virtudes, entre ellas su vitalidad inagotable y el tremendo estímulo a la lectura.

La histórica Plaza de Armas de Encarnación estuvo desbordada, principalmente, de niños y jóvenes estudiantes de diferentes localidades de Itapúa que presentaron sus trabajos de lecturas e investigaciones ante autores cuyas obras habían leído. La variedad de números artísticos, tanto locales e internacionales, talleres, jornadas de investigación, comunicación científica, psicológica, empresarial y hasta jurídica le dio a esta Libroferia un condimento especial.

La organización dotó al evento de un dinamismo maratónico. Presentación tras presentación, taller tras taller, encuentro tras encuentro, no dejaba espacio para el respiro o por lo menos despejar, en algunas ocasiones, la mesa para el siguiente panel. En el día de cierre, por ejemplo, las últimas bandas de rock debían tocar un solo tema y no tres, como se pretendía. El tiempo no daba tregua y allí todo iba rápido.

Organizados y aprovechadores

La buena organización de esta Libroferia llevó a que vendedores y voluntarios lleven puesta la remera con el logo del evento. Por cada puesto de exposición, salía el almuerzo gratis; los primeros días eran minutas, luego preparados en platos de isopor. De paso, indígenas de la zona pudieron disfrutar de los bocados, gracias al gesto loable de las personas que se encargaban de compartir la comida.

Tampoco faltaron quienes se aprovecharon de otros. En la plaza hay dos baños públicos sexados a G. 1.000 (US$0,15) por persona. Durante los días de la Libroferia el municipio local liberó tal costo, pero de igual forma se seguía cobrando el acceso sin dar la boleta correspondiente.

 “Robin Wood, esta Libroferia es en su homenaje”

El jueves 6 de septiembre se vivió uno de los momentos más emotivos. El elenco de ballet de Dana Luzko deleitó con un baile inspirado en la historieta Anahí del escritor paraguayo Robin Wood, que recrea la leyenda de la princesa guaraní quemada en la hoguera. Además, la Editorial Servilibro, de donde nació la iniciativa del homenaje, editó el especial Anahí, presentado esa misma noche de la mano del escritor Javier Viveros.

 

Homenaje al historietista Robin Wood (Foto: Desirée Esquivel).

 

En la entrada de la Libroferia estaba un corpóreo de Robin Wood junto a algunos de sus personajes y un diálogo que decía: “Robin Wood, esta Libroferia es en su homenaje”.

El autor de célebres personajes de la historieta universal, como Nippur de Lagash, Dago y Savarese, también recibió la medalla “Homenaje a la creación literaria” y un pergamino que lo incorpora como socio pleno de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP), a cargo del presidente de esta organización, Andrés Colmán Gutiérrez.

“He sido galardonado con premios y más premios, y siempre al final queda lo mejor, el gran reconocimiento encarnaceno. Cualquiera recibe un Óscar o un borrico de oro, pero recibir un premio en Encarnación, que en tu país te aplaudan, eso sí es haber tenido éxito en la vida”, dijo Wood.

“Esto demuestra que es mentira que los paraguayos no se interesan por la lectura o por la cultura. Hace 14 años que hacemos esta feria anualmente y siempre desborda de público. La vitalidad de la creación permite tener esperanzas en que nuestro pueblo puede tener cada vez mejor conciencia y educación”, destacó la docente Nadia Czeraniuk.

Más sobre la Libroferia del Sur

 

Foto: Desirée Esquivel.

Asimismo, la feria recibió la visita de instituciones y autoridades educativas de los distritos de Pirapó, La Paz, Carmen del Paraná, Bella Vista, Coronel Bogado, Obligado, Capitán Miranda, Alto Verá, Cambyreta y Encarnación.

El programa de actividades se desarrolló en horario corrido desde las 08:00 hasta las 22:00, con más de 100 actividades gratuitas para todo público: cine, teatro, danza, canto en modalidades corales e individuales, pintura, música de diversos estilos, cerámica, encuentros de investigación, capacitación para docentes y profesionales del ámbito empresarial, consultorio jurídico gratuito y otros.

Participaron también la concertista Luz María Bobadilla y el actor Jorge Ramos con una mágica presentación denominada Letra y música de Paraguay. Asimismo, estuvieron los grupos de teatro del Club Centenario, espectáculos infantiles, elencos de danza municipales y representativos de las colectividades alemana, ucraniana y japonesa de Itapúa, orquesta, arpa, guitarra, y ocho bandas de rock de Encarnación.

Además, la gastronomía paraguaya estuvo presente de la mano de Teresita O’Hara y Marcos Ismachowiez. Una delegación artística de la ONG Sonidos de África, de Senegal, en el marco de un tour latinoamericano, ofreció talento y mucha artesanía.

Este evento ha recibido las declaraciones de interés educativo, de interés cultural y de interés turístico nacional. En este enlace se puede leer la lista de reconocimientos a promotores de la lectura.

La ciencia estuvo presente

Foto: Andrés Colmán.

El libro La ciencia desde Paraguay: periodismo y divulgación de Ciencia del Sur también fue presentado en la Libroferia el sábado 8 de septiembre durante la III Jornada de Investigación y Comunicación Científica, evento organizado por el Centro de Información y Documentación de la Universidad Autónoma de Encarnación (CIDUNAE) y fue declarado Interés Científico por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Paraguay (Conacyt).

Dentro de ese panel nutrido de investigadores, se representaron las revistas La Rivada de la Universidad Nacional de Misiones, Argentina; MERCOSUR de Políticas Sociales del Instituto Social del MERCOSUR; Kuaapy Ayvu del Instituto Superior de Educación (ISE); las memorias del Congreso de Contabilidad, Marketing y Empresa de la UNAE; y la revista Saeta Universitaria, también de la UNAE. Además, el Centro de Estudios de Derecho, Economía y Política (CEDEP) presentó su revista Derecho, Economía y Política y, por último, el Servicio Paz y Justicia Paraguay (SERPAJ) presentó el tercer volumen de Relaciones entre autoritarismo y educación 1869-2012: un enfoque histórico de David Velásquez Seiferheld y Sandra D’Alessandro.

Silvia Trigüis, bioquímica y colaboradora de Ciencia del Sur, compartió con el público algunos artículos interesantes del libro que publicó nuestro medio en mayo pasado, como la entrevista al nóbel de Química 2017, Joachim Frank, y por qué comunicar la ciencia en un lenguaje más ameno.

El libro La ciencia desde Paraguay estuvo a la venta en el stand de Servilibro, tanto en Encarnación como en Bella Vista, donde se llevó a cabo la 3° Libroferia de Colonias Unidas, del 10 al 12 de septiembre.

Fiesta de libros, arte y debate

Foto: Desirée Esquivel.

En coincidencia con esta actividad en la Plaza de Armas, la Universidad Católica de Itapúa en Encarnación realizó el Primer Congreso Universitario en Ciencias, Cultura y Sociedad del 6 al 7 de septiembre.

Allí estuvo el doctor Benjamín Barán, columnista de Ciencia del Sur, con su conferencia magistral La investigación científica en Paraguay. Compartió su experiencia y el proceso de investigación en el país. “Hay que ser optimistas”, destacó.

Del 3 al 7 de septiembre también se desarrolló la tercera edición de la Libroferia Hernandarias en el Teatro Municipal.

Mientras tanto, más al norte en la capital del país se desarrollaba el primer Foro Internacional del Libro en Asunción, del 5 al 8 de septiembre, organizado por la Asociación Literaria Arandu y el Centro Cultural de España Juan de Salazar. Eduardo Quintana, director de este medio, participó de dicha actividad.

Quintana compartió el panel-debate ¡Qué seríamos sin internet! con los escritores Sebastián Ocampos, Mónica Bustos y Fátima Acosta.

¿Y vos, a qué fiesta fuiste?

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here