Políticas públicas pueden frenar maltrato infantil, según investigadora de EE. UU.

0
554
3 min. de lectura

 

Para la Dra. Jodi Anne Quas, investigadora de la Facultad de Ecología Social de la Universidad de California Irvine (UCI), las políticas públicas pueden hacer mucho para frenar el maltrato infantil, desde la prevención hasta el tratamiento con los niños. La experta se encuentra en Paraguay ofreciendo cursos, conferencias y talleres para entender el problema del abuso infantil.

La Dra. Jodi Quas. (UCI)

Quas estudió psicología y también comunicación en la Universidad Estatal de Arizona y tiene una maestría y doctorado en psicología del desarrollo por la Universidad de California en Davis. Realizó su posdoctorado en la Universidad de California, Berkeley. Es experta en escritura científica y tiene varios reconocimientos y premios, como el Robert L. Fantz Memorial Award, el American Psychological Association Award for Scientific Early Career Contributions to Developmental Psychology y recientemente el Nicholas Hobbs Award, de la American Psychological Association.

La Dra. Quas ofrecerá este viernes 24 de agosto una conferencia titulada “Consecuencias de la violencia en niños, familias y comunidades”. La ponencia se llevará a cabo en la Sociedad Científica del Paraguay (Avda. Artigas esq. Andrés Barbero), a partir de las 19:00 horas.

La actividad es gratuita y no es necesaria la inscripción previa.

La psicóloga se encuentra trabajando con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Asunción, en el marco del programa de intercambio Fulbright de Estados Unidos.

Ciencia del Sur habló brevemente con ella.

“Los estudios han mostrado consistentemente una relación entre experiencias tempranas de maltrato infantil y problemas mentales, pobre desempeño académico, e incluso delincuencia y crimen. Lo que ha sido menos documentado, pero es igualmente importante y de hecho puede estar detrás de algunos vínculos señalados previamente, tiene que ver con las consecuencias emocionales del maltrato infantil”, señaló.

“En otras palabras, cómo experiencias tempranas de abuso y negligencia afectan la capacidad de los niños de entender las emociones en ellos mismos y en otros, y la capacidad de regular sus propias emociones”, indicó la investigadora.

Según su trabajo, hay mucha evidencia de que el maltrato lleva a sesgos en la forma como los niños entienden las emociones, especialmente la ira, y que estos sesgos, a su vez, contribuyen en muchos otros problemas conductuales. Gran parte de su investigación se ha enfocado en documentar estos sesgos, y, más recientemente, en las maneras de alterarlos.

Diferentes enfoques

La Dra. Quas (centro) visitó el Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina de la UNA. (FCM-UNA)

Los estudios psicológicos sobre el maltrato infantil han adoptado distintos tipos de enfoques, explicó la profesora Quas. Una manera es encuestar a niños dentro de sus familias y averiguar sobre prácticas disciplinarias comunes y exposición a la violencia doméstica (por ejemplo, presenciar violencia física entre los padres), para luego examinar los resultados en niños con distintos niveles de exposición.

Un desafío crucial en dichos estudios, sin embargo, es la precisión, según la científica estadounidense.

“Los niños pueden no informar todo lo que pasa en su familia, por lo que pueden estar experimentando más de lo que dicen. Otro desafío clave es ético. Si los niños informan sobre altos niveles de violencia, ¿cómo intervenir mientras se insta a las familias a ser honestas?”, manifestó.

“Un segundo tipo de estudio es incluir a niños que ya han experimentado ‘maltratos confirmados’ según el registro legal. Estos niños, en Estados Unidos, generalmente viven en hogares de acogida o en hogares grupales. Ellos pueden completar estudios sobre ellos mismos y sus experiencias, y pueden incluirse también muestras comparativas de niños de las mismas comunidades donde los niños maltratados solían vivir”, sostuvo Quas.

Para la psicóloga, estas muestras de otros niños pueden filtrarse para asegurarse de que ellos no hayan sufrido maltrato. Entonces se pueden realizar comparaciones entre los grupos para examinar las consecuencias probables del maltrato.

El rol de las políticas públicas

Hay muchas implicaciones para políticas públicas a partir de este trabajo, según Quas. Por un lado, la prevención e intervención temprana de familias en riesgo, incluyendo enseñar a los padres estrategias alternativas para disciplinar a los niños y las consecuencias de exponer a los niños a la violencia doméstica.

Otras estrategias se enfocan en los niños mismos, y en la necesidad de que educadores, trabajadores sociales y los profesionales de la salud estén conscientes del maltrato como una causa de problemas conductuales en niños, y del rol de los sesgos emocionales en dichos problemas.

“Las políticas pueden centrarse en entrenar mejor a los profesionales en el reconocimiento del maltrato y sus consecuencias, y en acelerar la atención a los niños una vez identificados”, expresó la experta.

Ciclo de Escritura Científica

Ciencia del Sur, junto con el Instituto de Patología e Investigación y la Sociedad Científica del Paraguay, desarrollan desde julio el Ciclo de Escritura Científica, con talleres impartidos por un nutrido grupo de los investigadores más destacados del país. En ese marco, la Dra. Quas ofrecerá un taller para los interesados en publicar sus investigaciones.

“En el taller del 25 hablaré, desde mi perspectiva de científica, sobre algunos de los desafíos en diseñar y luego llevar a cabo investigaciones publicables. También abarcaremos cómo escoger revistas académicas y preparar manuscritos, y encontrar estrategias para mejorar la calidad de la ciencia y su potencial impacto”, adelantó.

Por otro lado, Jodi puntualizó que hablará sobre los nuevos movimientos de “ciencia abierta que están apareciendo en Europa y Norteamérica.

“Apenas estoy empezando a conocer esos movimientos y aprendiendo cómo encajar mi trabajo en ellos. Compartiré mis experiencias y espero fomentar un diálogo. También puedo hablar sobre los modelos académicos de publicación, sobre si existe demasiada presión para publicar y cómo eso afecta a los jóvenes investigadores”, precisó la investigadora.

 

Nota del editor: La actividad del sábado 25, el taller de artículos científicos, ha sido pospuesta hasta nuevo aviso.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here