3 min. de lectura

El miércoles 9 de mayo se realizó el lanzamiento de la 16ª edición del Premio Nacional Juvenil de Ciencias Pierre et Marie Curie. Además, los organizadores entregaron becas y otros premios a los ganadores de la edición anterior de esta competencia, que busca estimular en jóvenes la presentación de proyectos innovadores de ciencia y tecnología.

Ambas actividades se llevaron a cabo en la sala Molière de la Alianza Francesa de Asunción y se trata de una iniciativa encabezada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el Ministerio de Educación y Ciencias, la embajada de Francia y la Alianza Francesa.

Reglamento de la edición 2018

Los trabajos deberán entregarse en las supervisiones educativas del MEC del país hasta el 24 de agosto del corriente año.

Las evaluaciones seguirán los siguientes criterios: presentación general, actualidad del tema en cuanto a creatividad y originalidad, metodología aplicada en la preparación del trabajo, claridad de la exposición en las explicaciones y dominio del tema elegido. El reglamento estará disponible en las páginas www.conacyt.gov.pywww.mec.gov.py, según los organizadores.

Los colegios seleccionados participarán, como finalistas, en una feria de octubre de este año, en la capital. Un jurado compuesto por investigadores categorizados del CONACYT evaluará los trabajos. Entre los premios se destacan becas para estudiar francés, microscopios, computadoras y enciclopedias.

Los objetivos son favorecer la investigación entre los jóvenes, promover el intercambio de experiencias y conocimiento y potenciar la participación en otras ferias y congresos de ámbito nacional e internacional.

Historias tras la ciencia

Una vez finalizado el lanzamiento oficial de la 16ª edición de este premio, se procedió a la entrega de libros y becas para estudiar francés a los ganadores de los cuatro puestos de la edición número 15 del premio.

Fabián Florentín y Santiago Recalde del Colegio Nacional Asunción Escalada, bajo la tutoría del docente Eduardo Caballero, se alzaron con el cuarto puesto por su trabajo denominado “AutoGen”.

El proyecto del Colegio Nacional Asunción Escalada se adjudicó el cuarto premio. (Fotografía: Desirée Esquivel)

Ariane Pereira y Aníbal Garcete del Colegio Privado Campo Verde de Concepción, mediante la tutoría del docente Gregorio Narváez, conquistaron el tercer puesto por su “ROBOX”, que trata de una robótica inclusiva.

Ariane Pereira y Aníbal Garcete del Colegio Privado Campo Verde de Concepción. (Fotografía: Desirée Esquivel)

El segundo puesto fue para el trabajo “Bicicleta para recargar energía” de Marcos Larrea y Jazmín Ávalos del Colegio Nacional Mcal. José Félix Estigarribia, de la ciudad de Carapeguá y bajo la tutoría de la docente Nidia Barrios. Contaron que este proyecto les llevó tres meses y fue gracias a que la mamá de Marcos le contara sobre una bicicleta capaz de recargar la batería del celular. Éste fue el hincapié para desarrollar su proyecto y animarse a presentarse a la competencia.

Marcos Larrea y Jazmín Ávalos, ganadores del segundo puesto. (Fotografía: Desirée Esquivel)

“La curiosidad nos llevó a desarrollar este trabajo”, indicó Jazmín. A su vez, aseguró que desean comercializar su invento, pero que para patentar, primeramente, lleva mucho dinero y exige varios requisitos: “Es demasiada burocracia y gastos lo que conlleva este proceso”.

Lamentó, además, que no hayan podido viajar a la feria de ciencias en México, por no poder reunir el dinero suficiente. “Nos dieron la acreditación, pero no fuimos por falta de recursos”, agregó.

Marcos, por su lado, comentó que los gastos para implementar este proyecto no superaron los G. 500.000: “La bicicleta nos regaló un amigo. La mayoría de los artefactos que utilizamos fueron usados. Recurrimos bastante al reciclaje”, mencionó.

“Ser del interior no debe ser impedimento para llevar a cabo grandes experimentos y que sean innovadores. Perseverancia, voluntad y tiempo invertido durante los fines de semana nos permitió concluir este trabajo que creemos que servirá al día a día, ya que aparte de hacer ejercicios… generás tu propia recarga de batería para el celular, mientras escuchás música”, finalizó Jazmín.

El primer puesto fue para Kira Franco del Colegio Privado Sagrado Corazón de Jesús (Salesianito) de Asunción por su trabajo “Caracterización químico-sensorial de galletitas dulces a base de Phaseolus lunatus” y contó con la tutoría del docente Carlos Molinas.

Kira Franco, ganadora del máximo galardón. (Fotografía: Desirée Esquivel)

“Siempre me interesó la ciencia y en el primer año de la Media, cuando tenía que escoger una especialidad, me fui al área científica. Decidí presentar como propuesta algo con la legumbre del poroto manteca. En un primer momento, iba a ser una bebida, como una leche, pero luego de varias pruebas fallidas y haber conversado con otros profesionales, me aconsejaron tostarla para eliminar varias toxinas y así convertirla en un alimento sólido, en algo que a todos nos gusta: las galletitas”, relató la estudiante.

El hecho de ser joven y mujer, dijo, no debe ser impedimento para buscar oportunidades y desarrollarse en el campo que a una más le interesa. “Aún hay mucho machismo, pero con nuestros trabajos innovadores poco a poco vamos a cambiar el panorama en nuestro país. Es momento de dejar esa mentalidad. Considero que nos falta bastante, pero hay que destacarse lo más que se pueda”, agregó.

Franco ganó una beca y estudiará ingeniería aeroespacial en Reino Unido: “En septiembre empieza la etapa de nivelación, luego comenzaría con la carrera”. Además, en marzo de este año, ganó un reconocimiento por este trabajo, representando a Paraguay durante la Exporecerca Joven, una feria internacional de investigación celebrada anualmente en Barcelona.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here