marcha por la ciencia latinoamerica
En Chile pidieron la rápida aprobación de la ley que crea el Ministerio de Ciencia y Tecnología, entre otros reclamos. (Alejandra Recalde / Ciencia del Sur)
2 min. de lectura

 

Decenas de investigadores y académicos abandonaron sus laboratorios y centros de investigación el sábado 14 de abril para marchar por diferentes ciudades de América Latina en el movimiento mundial March for Science.

Desde México a Chile, pasando por Panamá, Guatemala y Colombia, cientos de científicos extendieron diversos reclamos a sus respectivos gobiernos. Todos ellos convergieron en la idea central de hacer de la ciencia un instrumento más utilizado por la población y sus gobernantes.

En Chile, donde el movimiento se denominó “Marcha por la Ciencia y el Conocimiento” se llevaron a cabo movilizaciones en ocho ciudades. Se calculan unos 5.000 participantes a lo largo del país, todos bajo un mismo petitorio nacional: la rápida aprobación del proyecto de ley que crea el Ministerio de Ciencia y Tecnología, políticas que permitan una mayor equidad de género y aumento de la inversión en investigación.

Además, se exigieron la utilización de las políticas públicas basadas en evidencia y la vigencia de los derechos de las comunidades LGTBI+ en el mundo científico, entre otros reclamos.

En Santiago, desde donde Ciencia del Sur transmitió la movilización, la gente marchó por el centro de la capital chilena hasta la sede del Gobierno, realizando diversas proclamas y pidiendo elevar el protagonismo de la ciencia en la vida institucional del país. Estudiantes, profesores, divulgadores, investigadores y adherentes se sumaron a la marcha, que nació en Estados Unidos y se extendió a nivel mundial en poco tiempo.

“Solamente 3 o 4 universidades cubren el 70% de la investigación en Chile. Es decir, que hay ciudadanos formándose en universidades donde no se hace investigación. Es urgente elevar el nivel de universidades fuera del área Metropolitana”, aseguró el Dr. Jorge Babul, químico e investigador de la Universidad de Chile y presidente del Consejo de Sociedades Científicas de Chile.

“Chile es lo que su gente piensa, lo que su gente imagina, lo que su gente hace. Ya es hora de que sea lo que su gente quiere”, indicó el científico al dirigirse a la multitud.

Diversos sectores se unieron a la manifestación del fin de semana. Solo en Chile, se estima que participaron al menos 5.000 adherentes en Santiago y varias ciudades más. (Alejandra Recalde/Ciencia del Sur)

Diversos sectores de las ciencias se hicieron sentir y manifestaron múltiples reclamos, principalmente al Estado. Destacaron la participación de movimientos políticos, así como de la Red de Investigadoras Chilenas (quienes además estuvieron presentes en marchas en otras ciudades), y organizaciones pertenecientes al área de artes y humanidades.

Estos son síntomas de algo más estructural. En Chile no hay un plan nacional de investigación, descentralizado y que incluya la inyección de recursos, que termine con la lógica de competencia en la forma de financiamiento de CONICYT para la ciencia e investigación. También se debe incluir la reinserción de los investigadores en los que el Gobierno ha invertido mucho dinero en formar en planes nacionales e internacionales, tanto de magíster como de doctorado”, dijo Jorge Vielma, vocero de la Secretaría por la Ciencia y el Conocimiento, de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, en conversación exclusiva con Ciencia del Sur.

“Luego de que los investigadores terminan su periodo de formación no pueden acceder a plazas de trabajo porque el campo está saturado, justamente por esta falta de planificación. Tampoco nos hemos preguntado para qué queremos investigar y en beneficio de quiénes en un proyecto a largo plazo para Chile”, indicó.

“Los estudiantes deben tener una postura crítica y deben discutir, porque ellos serán los investigadores en el mañana. Pero tenemos que solucionar los problemas de hoy, porque si no lo hacemos nosotros, nadie más lo va a hacer. Por eso somos una voz válida y necesaria los estudiantes de pre y posgrados a lo largo de toda Latinoamérica”, puntualizó.

Por su parte, el Dr. Fernando Valiente, de Más Ciencia para Chile, instó a que Paraguay se una a los movimientos globales por la ciencia porque también pertenecen al ecosistema de ciencia y tecnología de Latinoamérica.

“Sin ciencia no hay futuro”, un lema que se veía masivamente en broches durante la marcha, y que ojala resuene en ciudadanos y políticos a la hora de la toma de decisiones, no solo en Chile, sino en todo el mundo.

 

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here