Medio ambiente en Paraguay: mucho que ver y también que cuidar

2
3739
Garza Mora o Hoko guazu (Ardea cocoi), en el Pantanal Paraguayo (Foto: Antonio Schinca/Guyra Paraguay)
1 min. de lectura

El 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, que tiene su origen en 1975, año en que se celebró en Belgrado (capital de la República de Serbia), el Seminario Internacional de Educación Ambiental. En dicho evento se establecieron los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas. Además, se publicó la Carta de Belgrado, en la cual se plasman los objetivos fundamentales de la educación ambiental a nivel mundial”, dice la Universidad de Murcia, España.

Todavía es difícil hacerle entender, a nuestra sociedad paraguaya, que el residuo que arroja desde las ventanillas de los colectivos es un acto de contaminación y que por ende debe guardar sus deshechos hasta encontrar un basurero donde depositarlo.

Por otro lado, tampoco nos animan las acciones de depredación de nuestra gente, que al enterarse que una planta es bella y supone que tiene propiedades medicinales va hasta el lugar de su hábitat y lo arranca despiadadamente sin medir las consecuencias ambientales. Esto pasó recientemente con el Yacaré Yrupé; la ciencia no valida sus supuestas acciones curativas y, además, se encuentra en peligro de extinción.

También es cierto que desde hace unos años atrás la educación ambiental va tomando camino y empuje en el Paraguay. Hoy en día existen varios jóvenes ambientalistas que lideran grupos, analizan las problemáticas que afectan al medio ambiente y tratan de involucrarse tanto que hasta realizan manifestaciones públicas a favor de la naturaleza.

Actualmente, la gente alza su voz contra contra la deforestación, el maltrato animal o contra el comercio ilegal de animales y plantas. La situación cambió en pocos años. Continúan problemas con la biodiversidad en el Chaco y la ciudadanía se opone a seguir destruyendo bosques.

La educación ambiental incluye a la divulgación y a la educación científica. (Archivo)

Paraguay es un país con una naturaleza exuberante, posee lugares increíbles y fantásticos que se pueden ver hoy en día con las imágenes que se comparten o viralizan en las diferentes redes sociales. Esto también es positivo, ya que genera una manera de conservación; ayuda tanto que se podría denominar a esta acción “conservación a través de la fotografía”.

Desde que he trabajado en esta área, evidencié que algunas personas cambiaron su deporte de “cacería” por tomar fotografías de algún animal, donde el único disparo que recibe el otro ser vivo es el de la cámara. Cuando hablo sobre nuestro país y todas sus cosas positivas que tiene, incluyendo obviamente su gran diversidad de fauna y flora, siempre digo: “Ñane retã oreko heta mba´e porã jaguerohoryva´erã”.

Vivir en armonía con la naturaleza, es posible, solo debemos tomar conciencia y sensibilizarnos más con nuestro ambiente.

“Hoy la gente alza su voz contra contra la deforestación, el maltrato animal o contra el comercio ilegal de animales y plantas”

∗ En guaraní: Nuestro país tiene muchas cosas hermosas por las cuales enorgullecernos.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,43 de 5)
Compartir artículo:

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here