Pirotecnia y animales: ellos también merecen fiesta, no terror

0
731
2 min. de lectura
Reacciones intensas a la pirotecnia incluso pueden llevar al animal a la muerte por falla cardíaca. (Pixabay)

En muchos países es bastante común que se festeje algún acontecimiento deportivo, religioso, o de cualquier índole con pirotecnia de estruendo y luces muy fuertes. La temporada más crítica es Navidad y Año Nuevo, cuando una gran cantidad de personas detona estos explosivos al mismo tiempo.

Hay que saber que esto no pasa desapercibido para los animales, no solamente los de compañía, sino también las especies silvestres y animales de granja.

Tomando al perro como animal de referencia, al convivir más cerca del ser humano, se pueden notar más fácilmente los efectos nocivos y perjudiciales que provocan las bombas de estruendo. La capacidad auditiva de los animales es superior a la del ser humano; los perros pueden escuchar sonidos que los humanos no somos capaces de registrar. Esto los hace especialmente sensibles a los ruidos muy fuertes.

Si bien a algunos perros no les afectan demasiado los petardos, hay un gran número que muestra una reacción intensa, tanto física como psicológica y emocionalmente (fobia a los ruidos). Los perros interpretan los ruidos potentes como una amenaza, lo que a su vez produce miedo profundo. Esto puede llevar a situaciones desafortunadas, tanto para el animal como para el propietario.

Efectos físicos y emocionales

Las reacciones pueden variar de leves a intensas como taquicardia, salivación, vocalización (aullidos o ladridos), temblores, jadeos, intentos de escape o parálisis. La ansiedad aumentada puede llevar a la destrucción de muebles, puertas, etc. También defecación y micción. En algunos casos incluso se produce la muerte por falla cardíaca.

Si el animal se encuentra en la casa durante las explosiones es posible que busque algún escondite o  acercarse al dueño. Muchos huyen saltando verjas o portones; si no quedan atascados y logran llegar a la calle desorientados y con pánico, pueden ser atropellados por vehículos o perderse.

Otros animales como las aves libres que conviven en las ciudades también son perjudicadas por los petardos: sufren pánico, desorientación y en algunos casos la muerte al huir y chocar contra ventanales y edificios. Además, el humo con partículas contaminantes puede intoxicarlos gravemente.

Ave nocturna rescatada en estado de confusión de un patio, luego de los petardos por un partido de fútbol. (Adriana Alvarenga)

Los gatos tampoco están exentos de sufrir a causa de la pirotecnia. Tienden a huir o buscar un escondite, aunque sus reacciones son menos visibles que en los perros.

Recomendaciones para evitar fugas o lesiones

  • El animal debe contar con un lugar que él considere “seguro”. Puede ser una habitación pequeña, una jaula, debajo de alguna escalera, donde le guste dormir o comer.
  • Cubrirle con una manta, suministrar agua y algún alimento o bocadillo.
  • No dejar cerca elementos que puedan ser destruidos por el perro, como zapatos, bolsos, muebles o algún electrodoméstico.
  • Por ningún motivo atarlo en el patio ni dejarlo suelto, porque al intentar escapar puede lastimarse o lastimar a otras personas.
  • Nunca medicar por su cuenta al animal: para los tratamientos con sedantes o ansiolíticos es muy importante consultar con el veterinario con anticipación, para que se pueda realizar una buena evaluación y ofrecer el medicamento más conveniente para la mascota.

Es hora de que tomemos conciencia acerca del daño de la pirotecnia no solo a los animales de compañía, aves, animales silvestres y de granja, sino al medio ambiente en sí. Las personas también sufren daños como quemaduras y pérdida de dedos de las manos al manipular los explosivos, lesiones irreversibles como perforación del tímpano y heridas oculares.

Los daños al ambiente no solo ocurren con el humo y las partículas dispersas, sino también son causal de incendios de autos, casas o zonas de campo con árboles y otras plantas, donde la biodiversidad es muy amplia y los daños ecológicos pueden ser importantes.

Buscar formas de diversión menos dañinas hará que la vida de todos sea no solo más llevadera sino sobre todo más saludable. Que al término de las fiestas queden los buenos recuerdos vividos y no los malos ratos.

 

Referencias

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,50 de 5)

Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here