7 min. de lectura

 

Conservación, ciencia y sostenibilidad son palabras que encierran el trabajo de Guyra Paraguay, una organización que este noviembre cumple 20 años protegiendo la naturaleza y educando sobre el medio ambiente. Su director ejecutivo, el destacado biólogo y conservacionista Dr. Alberto Yanosky, aseguró que la nucleación ha tenido un largo trabajo a favor de las plantas, animales y toda la biodiversidad.

Yanosky es un científico categorizado en el nivel III del Programa Nacional de Incentivo al Investigador (PRONII) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). También se desempeña como divulgador y columnista de ciencias naturales en Ciencia del Sur. Aprovechamos esta celebración para hablar de los comienzos de Guyra, una nucleación que ha incidido en políticas públicas en los últimos años.

El profesor Yanosky decidió hablar sobre los inicios de esta organización conservacionista que sigue liderando la lucha a favor de los recursos naturales, de manera seria, sistemática y con información científica.

El Dr. Yanosky en Cerro León, Parque Nacional Defensores del Chaco. (Cortesía)

-Guyra cumple dos décadas de existencia, ¿por qué es importante celebrar estos años de la organización?

Guyra Paraguay nació el 20 de noviembre de 1997, pero la idea de crear la organización se gestó mucho antes. Un grupo bastante reducido estábamos preocupados por las aves y su conservación, como así también que nadie en el país estaba haciendo algo por la Reserva San Rafael que había sido la contribución paraguaya a la Cumbre de Río en el 92.

Así que en Asunción nos reunimos por propia voluntad y decisión algunas personas preocupadas por la rápida desaparición de los diferentes hábitats naturales del Paraguay, y por ende, de la amenaza que ésto suponía para las aves y la biodiversidad.

Todo esto, teniendo en cuenta que las aves son buenos indicadores de la biodiversidad y considerando que es deber de todas las personas y sectores de la sociedad poner todo su empeño para asegurar un mantenimiento de muestras representativas de la biodiversidad de aves y otros grupos biológicos, así como evitar la extinción de las especies de aves amenazadas, y hacer algo por San Rafael (¡en este entonces ni soñábamos con comprar tierras como una opción!).

-¿Con esas ideas nació Guyra?

Fue así, que ese 20 de noviembre del 97 estas personas decidieron crear una asociación civil de bien común, sin fin lucrativo, con la finalidad de implementar programas y proyectos que promuevan la protección y conservación de las aves que habitan o transitan por el territorio paraguayo. Y en general, para fomentar actividades de educación y concientización de las personas que contribuyan a crear la mentalidad necesaria para que se conceda mayor importancia a la conservación de las aves y sus hábitats, y por tanto, la biodiversidad en general.

-¿Cómo surgió el nombre?

No sabíamos cómo llamarla, y como queríamos sumarnos a una red global de conservación de aves y biodiversidad, BirdLife International, pensamos que podríamos llamarnos como las ya entonces famosas y conocidas Asociación Ornitológica del Plata (AOP, hoy es Aves Argentinas) o Grupo Uruguayo de Observación de Aves (GUPECA, hoy es Aves Uruguay), pero no nos gustaba mucho Aves Paraguay.

Así que como reconocimiento al extraordinario aporte cultural y sabiduría de las aves que encierra el idioma guaraní, decidimos una denominación bilingüe: Guyra Paraguay, Conservación de Aves.

Cómo no celebrar dos décadas y tomarnos unos minutos para festejar los logros, hacer un balance de qué estuvo mal y qué hicimos bien, y qué rol puede tener una organización como la nuestra en la sociedad paraguaya.

-¿Cuál describiría mejor a su organización: científica, conservacionista, educativa o una mezcla de todas ellas?

Guyra Paraguay es quizás el único ejemplo de “ciencia y conservación”; somos una organización que basa su accionar en información propia o no, para avanzar la conservación de la naturaleza y de los recursos naturales. No podemos entender ni aceptar que un país que basa su economía en el uso de los recursos naturales, para los cuales tenemos una rica base como suelo, agua, biodiversidad en un clima fantástico y un territorio relativamente homogéneo sin grandes accidentes geográficos.

Dañar la base de la producción, sea ganadera, agrícola, energética, es como estar matando la misma fuente que nos da de comer y nos asegura el bienestar. Ése es nuestro rol, proveer información suficientemente validada para tomar decisiones hacia la conservación y uso sostenible de la biodiversidad y de los recursos naturales.

Cuando la información científica no existe, no tenemos mucho tiempo para hacer investigación y debemos optar por lo que conocemos como manejo adaptativo; vamos haciendo lo que tenemos que hacer y aprendiendo de lo que vamos probando, vamos ensayando y mejorando lo que no vemos que sale tan bien.

Eso también es ciencia, siempre y cuando publiquemos y sometamos nuestros datos a la evaluación por pares, con el fin de que la brecha en el conocimiento que estamos “cerrando” con nuestra investigación ingrese a las matrices disciplinarias correspondientes.

-También hacen mucha divulgación.

Hacemos un esfuerzo gigante para difundir nuestros resultados, poner en un lenguaje accesible a todos qué significan esos hallazgos. Una foto de una trampa-cámara que captó un tatú carreta puede ser un hallazgo científico increíble porque ya la especie se considera extirpada de muchos lugares.

Sin embargo, esa foto del tatú carreta es un increíble material de difusión, aprendizaje y para aquellos que no tendrán quizás la oportunidad de verlo, al menos saber que sí está y tenga una imagen visual de este bello y raro animal habitante del territorio chaqueño.

-En estos primeros 20 años, ¿cuáles fueron los aportes principales de la institución?

Guyra ha realizado muchísimos aportes en estos 20 años (hace poco lanzamos 70 hitos destacados) pero somos la organización que sabe de biodiversidad y dónde está, tenemos la base de datos más importante y mejor actualizada del país, hemos puesto esa información en el mapa territorial del Paraguay y sabemos qué áreas conocemos y cuáles áreas aún no.

Todo esto es clave porque imaginemos que ya perdimos el 90% (casi todo) del Bosque Atlántico del Alto Paraná, donde teníamos 9 millones de hectáreas de árboles. Hoy estamos perdiendo a tasas muy altas el bosque chaqueño. Ese bosque que tumbamos no solo tiene árboles, tiene una vida que ni siquiera conocemos; con la deforestación se va vida, y recordemos que una vez que una especie se extingue, la extinción es para siempre.

-¿Tenemos poca cultura de conservación en Paraguay?

Esa información sobre el mapa nos permitió saber que los 101 ecosistemas que tenemos en Paraguay, solo el 40% está conservado en alguna unidad de conservación o área protegida, y que de los 57 sitios claves para conservar la biodiversidad, solo 22 están en alguna unidad de conservación o área protegida.

Esto nos dice que la biodiversidad, la naturaleza que debemos conservar (tenemos la obligación moral) está fuera del sistema nacional de áreas protegidas (mandato constitucional).

Nos urge trabajar por fuera del sistema, sin dejar de seguir fortaleciendo este sistema que dista mucho de ser sostenible y estar asegurado a perpetuidad. Algunos de los sitios presentaban tantas amenazas de desaparecer que tomamos la decisión desde 2001 de comprar los sitios únicos, y así hoy tenemos más de 40.000 hectáreas en cinco unidades de conservación en ecosistemas y ecoregiones críticas, en más de 20 propiedades. En tres de ellas instauramos un concepto nuevo en Paraguay, que es el condominio socioambiental con pueblos indígenas.

-¿Trabajan también con las diferentes etnias autóctonas?

Esto es tierras en condominio indivisible con naciones originarias, cuando coincidimos en que nos interesa conservar la riqueza natural del sitio. En este sentido Guyra Paraguay viene trabajando con los Mbya-Guaraní y con los Ishir-Chamacocos en ecosistemas claves (Bosque Atlántico y Chaco-Pantanal), con también historia positiva con los Aché, y en estos momentos comenzando a trabajar con otras naciones.

En este marco hemos instaurado el concepto de unidades de conservación transfronterizas, demostrando que las fronteras son solo políticas y no ecorregionales, o fortaleciendo la capacidad de los municipios, o trayendo quizás el único proyecto REDD+ en el mercado voluntario de carbono con compromisos a 30 años, y haber creado hace 20 años uno de los primeros laboratorios de geoprocesamiento para el uso de geotecnologías, hoy un “clásico” de Guyra en Paraguay y en la región y el mundo, con el monitoreo a los cambios al uso de la tierra en el Gran Chaco.

Nuestro accionar nos llevó a trabajar en Venezuela, en Kenia, y en muchos lugares donde llevamos tecnología y talentos humanos paraguayos. Quizás el mayor legado es el talento humano, Guyra Paraguay ha sido calificada como un semillero de talentos: donde mucha gente joven que tiene un espacio de intercambio, opinión, donde se genera la responsabilidad con autoridad.

Tenemos el honor de tener hoy gente formada en Guyra Paraguay que está en lugares y puestos claves no solo en Paraguay, sino en el mundo.

-¿Es alta la incidencia que tiene Guyra en materia de políticas públicas?

Mucha incidencia y nos sentimos muy respetados. Es más, creo que nos piden mucho más de lo que nosotros podemos dar. A veces nos solicitan información o que nos expidamos en temas que no son de nuestra experiencia y calificación, como temas de obras de desarrollo y su impacto, tema de agroquímicos, aspectos de química y física ambiental, entre otros.

La declaración del pájaro campana como ave nacional, la creación de la reserva Banco San Miguel Bahía de Asunción, la creación de la oficina de implementación conjunta y las directrices para proyectos MDL, las oficinas de riesgos ambientales y ambiente en diferentes municipios, el avance en el cumplimiento de los mandatos de los convenios derivados de la Cumbre de Río 92, la inserción de la deforestación en las políticas públicas.

También podemos citar el seguimiento a los cambios que forman la base para monitorear la implementación de la Ley de Deforestación 0 en la Región Oriental luego del Pacto Social firmado en el 2004. Uno va aprendiendo cómo trabajar con políticos sin identificarnos con ningún partido político, sea la Municipalidad de Asunción u otras municipalidades, así como el Ejecutivo o el Legislativo. Siempre nos hemos sentido oídos y respetados, y principalmente consultados.

Que luego nuestras recomendaciones se hagan realidad, entendemos que el conocimiento con bases científicas es solo un elemento de la ecuación. Hay otras cuestiones políticas, económicas, sociales, y otros que juegan en la ecuación y a veces nos juega en contra de lo que nos dice la información científica en nuestro ámbito de especialización.

Evento conmemorando los 20 años de labor. (Guyra Paraguay)

-¿Qué problemas o desafíos se presentaron en estas dos décadas?

Básicamente el problema más serio es cómo mantener una organización como Guyra Paraguay que requiere fondos para que los profesionales puedan ser debidamente retribuidos y puedan llevar a cabo sus proyectos.

Siempre nos han preguntado en el exterior, donde recaudamos gran parte de nuestros fondos, por qué no son los mismos paraguayos quienes financian una organización de tanto impacto, si se hace un trabajo importante. Y éste es un tema serio, ya que es verdad y a veces no nos sentimos valorados a la hora de pedir apoyo financiero.

Nadie en nuestro equipo se siente desvalorado en lo que generamos. Al contrario, todos lo valoran y lo utilizan, pero de ahí a asociarse y hacer una contribución, hay un largo trecho. Preferimos invertir en un club social al que no acudimos asiduamente, pero no asociarnos a Guyra Paraguay. Y hay un tema importante, hasta donde conozco Guyra Paraguay es la única organización de la sociedad civil totalmente democrática; quien quiere ser socio se inscribe y lo hace, e inmediatamente comienza a ser parte de la vida institucional y pueda inclusive acceder a la Junta Directiva si es propuesto y aprobado por la membresía y las grandes fiestas en las cuales celebramos nuestros logros todos los años: la Asamblea Anual de Socios de Guyra Paraguay. Las otras organizaciones nos invitan a ser parte apoyando acciones, pero no podemos acceder a ser parte-miembro e incidir en la vida institucional.

Guyra Paraguay es única en ese aspecto, y cuidamos mucho esa filosofía institucional. Para poder reparar el daño ambiental hecho a la Bahía de Asunción cuando había sido declarada reserva nacional por ley en 2005, tuvimos nosotros que recaudar parte de los fondos y trabajar con el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones para restaurar una parte del 70% destruido de la Bahía.

Éstos son los mayores desafíos: nos falta mucha educación, mucha conciencia ambiental. Todavía no somos conscientes de cuán importante es el ambiente saludable, disponer de parques y de biodiversidad.

 

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here