8 min. de lectura

En 2006 la Unión Astronómica Internacional (UAI) propuso redefinir el concepto “planeta”. El 24 de agosto, con una votación unánime de todos los asistentes a la asamblea, se aprobó lo que se llamó Resolutions 5A, 5B, 6A and 6B for GA-XXVI.

El nombre de la resolución tal vez sea extraño para la mayoría, pero su efecto mejor conocido es que dejó a Plutón fuera de la categoría de planeta. La resolución de la UAI establecía que los cuerpos del Sistema Solar se agruparían según 3 categorías:

Planeta
Un planeta es un cuerpo celeste que está en órbita alrededor del Sol, tiene suficiente masa como para adquirir una forma esférica (está en equilibrio hidrostático) y cuya órbita está libre de otros objetos de menor tamaño.

Planeta enano
Un planeta enano es un cuerpo celeste que está en órbita alrededor del Sol, tiene suficiente masa como para adquirir equilibrio hidrostático, no ha limpiado su órbita de otros objetos y no es un satélite.

Se puede decir que la diferencia entre un planeta y un planeta enano está en que el primero tiene ciertas características que al interactuar con su vecindad orbital ha limpiado todo su recorrido, mientras que el segundo, al carecer de estas características, no lo ha podido hacer.

Planetas menores
Todos los otros objetos que orbitan al Sol se deben denominar colectivamente como cuerpos menores del Sistema Solar (planetas menores).

Los cuerpos que están más allá de la órbita Neptuno (objetos transneptunianos o TNO) y son planetas enanos recibieron el nombre de plutoides.

Luego de esta categorización oficial de la UIA, Plutón quedó en el grupo de los planetas enanos, lo que provocó cierta confusión en el público general y cierto disgusto en algunos sectores. El que Plutón haya dejado de ser un planeta no significa que físicamente le haya sucedido algo o que haya desaparecido, simplemente lo que ocurrió fue que cambió de categoría.

El planeta enano Plutón fue descubierto en 1930, pero recién fue explorado por una sonda en 2015. (Imagen: JPL/NASA)

Plutón fue descubierto el 18 de febrero de 1930 por Clyde Tombaugh cuando trabajaba en el Observatorio Lowell en Arizona. Desde entonces y hasta 2006 fue considerado como el noveno planeta del Sistema Solar en los libros de texto y por la UAI.

El nombre de Plutón le fue dado por una niña de 11 años llamada Venetia Katherine Douglas Burney. Al descubridor le gustó el nombre, ya que comenzaba con las iniciales de Percival Lowell, quien había construido el observatorio donde se hizo el descubrimiento y había sugerido la existencia de un noveno planeta dentro de nuestro Sistema Solar.

Plutón fue visitado por primera vez por una sonda espacial en julio de 2015. Tras un viaje de 9 años y medio, la sonda de la NASA New Horizons pasó “rozando” por el planeta enano a una velocidad de casi 50.000 km/h. Envió las primeras y espectaculares imágenes de Plutón y su satélite compañero Caronte.

Cinturón de Kuiper

New Horizons se encuentra viajando hacia otro objeto del Cinturón de Kuiper. El objetivo es llegar el 1 de enero de 2019 al objeto transneptúnico (TNO) llamado 2014 MU69, a unos 6.000 millones de kilómetros de la Tierra.

Los TNO como Plutón y otros planetas enanos orbitan la región llamada Cinturón de Kuiper, una zona poblada de cuerpos helados cuyos tamaños varían entre los 100 y los 1.000 kilómetros. La existencia de este cinturón fue predicha por el astrónomo estadounidense Gerard Kuiper en el año 1951. Se cree que existen unos 70 mil TNO con diámetro mayor a 100 km.

Nuevos horizontes es una sonda de la NASA lanzada en enero de 2006, que ya pasó por Plutón y Caronte y ahora viaja rumbo a un cuerpo del Cinturón de Kuiper. (Imagen: JPL/NASA)

Por otro lado, Ceres también cambió de categoría. Pasó de ser un asteroide a un planeta enano, pero en su caso no fue causa de disgusto para nadie.

Ceres fue descubierto por el sacerdote Giuseppe Piazzi el 1 de enero de 1801 desde un observatorio en la ciudad italiana de Palermo. Piazzi lo bautizó con ese nombre por la diosa romana de las plantas y patrona de Sicilia.

Ceres orbita en el cinturón principal de asteroides, una región que se encuentra entre Marte y Júpiter. La población del cinturón está compuesta por una multitud de pequeños objetos cuya masa total se estima es una milésima parte de la masa de nuestro planeta.

Estos asteroides están extremadamente alejados unos de otros y la imagen que nos suelen presentar de ellos las películas está muy lejos de la realidad. El tamaño de estos cuerpos varía entre los 1.000 km y unos pocos metros.

La NASA actualmente tiene una sonda orbitando Ceres, la nave espacial llamada Dawn, que llegó al planeta enano el 6 de marzo de 2015 y desde entonces ha enviado una gran cantidad de datos e imágenes del mayor de todos los integrantes del cinturón principal de asteroides. Dawn mantiene una órbita de 385 km de altura alrededor de Ceres.

Existen varios planetas enanos

planetas enanos
Planetas enanos del Sistema Solar. (Wikicommons)

Eris fue el primero de los plutoides descubierto, detectado por primera vez en 2003 y confirmado en 2005. Sus descubridores fueron Mike Brown, Chad Trujillo y David Rabinowitz, quienes trabajaban para el Instituto de Tecnología de California (Caltech), el Observatorio Gemini y Universidad de Yale respectivamente. Eris tiene una luna, Dismonia, que orbita cada 16 horas alrededor del planeta enano.

Los nombres de estos dos objetos tienen un origen muy particular. Para el planeta enano se optó por Eris, la diosa griega de la discordia, haciendo esto referencia a la discusión que había en ese tiempo sobre lo que era o no era un planeta. Dismonia, en cambio, es un demonio que representa la ilegalidad y el desorden. El equipo de los descubridores quería bautizar a Eris como Xena, la famosa princesa guerrera de la televisión, pero la UAI no aceptó el nombre.

El apellido de la actriz que juega el papel de Xena es Lawless (sin ley en inglés), lo que en cierto modo hace referencia a Dismonia. Así que todos quedaron contentos con los nombres elegidos para este par de objetos. Nadie puede negar el buen humor de los astrónomos a la hora de bautizar a los cuerpos celestes.

El siguiente planeta enano encontrado fue Haumea, cuyo descubrimiento tiene cierta controversia, puesto que la disputaron en su momento dos equipos de astrónomos: por un lado Mike Brown, Chad Trujillo y David Rabinowitz (los descubridores de Eris) y por el otro José Luis Ortiz Moreno, Francisco José Aceituno Castro y Pablo Santos-Sanz del Observatorio de Sierra Nevada en España.

Aparentemente el equipo de Brown fue el primero en observarlo, pero no lo hicieron público por varias razones, la más importante de ellas confirmar los datos de observación. En cambio José Luis Ortiz y su equipo anunciaron su descubrimiento ante la comunidad científica el 29 de julio de 2005, antes que Brown.

El equipo de Ortiz basó su descubrimiento en fotografías tomadas el 7 de marzo de 2003. En cambio, Brown había observado el objeto el 28 de diciembre de 2004, pero no publicó nada.

El aspecto más delicado del asunto fue que se descubrió que computadoras del Instituto de Astrofísica de Andalucía (las que usaba el equipo de Ortiz) habían accedido a los datos del telescopio que Brown estaba utilizando para seguir a los TNO. La computadora del telescopio de Brown guardaba las coordenadas de cada objeto que estaban observando. En las publicaciones científicas que hicieron los del equipo de Ortiz nunca apareció que habían consultado los datos de Brown, pero Ortiz admitió públicamente que habían accedido a ellos. Así las cosas, Haumea tiene 2 descubridores pero ninguno oficialmente.

Haumea tiene 2 satélites, Hi’iaka y Namaka, el primero de ellos completa una órbita cada 41,12 días y el segundo lo hace cada 18. Ambos satélites fueron descubiertos por el equipo de Brown y tanto Haumea como los satélites fueron bautizados con nombres provenientes de la mitología hawaiana, puesto que las observaciones fueron hechas desde el observatorio Gemini en el monte Mauna Kea en Hawái.

Haumea es el planeta enano cuya forma es la menos esférica, un elipsoide, parecida a un balón de rugby.

El planeta enano Haumea tiene dos satélites. (Nasa.gov)

El último de los planetas enanos descubiertos es Makemake, también descubierto por Mike Brown, Chad Trujillo y David Rabinowitz el 31 de marzo de 2005. Fue descubierto en la semana de la Pascua, así que lo apodaron Conejo de Pascua (Easterbunny en inglés). Finalmente recibió la nominación oficial de Makemake en honor al dios de la fertilidad de la mitología de los Rapa Nui de la Isla de Pascua.

Makemake, en la cultura del Pacífico, es el creador de la humanidad y el dios de la fertilidad. Los descubridores del planeta enano eligieron dicho nombre para mantener la relación entre la fecha del descubrimiento en Pascua y el nombre de la isla donde viven los Rapa Nui.

En 2006 el telescopio Hubble descubrió que alrededor de Makemake giraba una pequeña luna a la que comúnmente se llama MK2 y lleva el nombre provisional S/2015 (136472) 1.

Más enanos que nuestra Luna

Para tener una idea del tamaño de los planetas enanos, podemos decir que todos ellos son más pequeños que la Luna. Nuestro satélite tiene un diámetro de 3.474 km, Ceres de 952,4, Plutón de 2.370, Eris de 2.326, Haumea de 1.300-1.900 y Makemake de 1.420.

En cuanto a qué tan lejos están del Sol, comparemos sus periodos orbitales (el tiempo que tardan en girar alrededor del Sol), sus perihelios (puntos más cercanos al Sol dentro de su órbita) y sus afelios (puntos más alejados al Sol dentro de su órbita).

Los perihelios y afelios se miden en Unidades Astronómicas (ua) que equivalen a la distancia media entre el Sol y la Tierra, unos 150 millones de kilómetros o su equivalente, 8 minutos luz (la luz del Sol tarda 8 minutos en llegar a nuestro planeta, moviéndose en el espacio a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo).

Ceres: periodo 1.682 días, perihelio 2,55 ua, afelio 2,99 ua.
Plutón: periodo 248 años, perihelio 29,67 ua, afelio 48,83 ua.
Eris: periodo 557 años, perihelio 35 ua, afelio 97 ua.
Humea: periodo 283 años, perihelio 43,33 ua, afelio 51,52 ua.
Makemake: periodo 310 años, perihelio 38,5 ua, afelio 53,07 ua.
Cuando Eris está en afelio, la luz del Sol demora 13 horas en llegar hasta él, esto da cuenta de lo alejado que están estos objetos de nosotros.

Varios de los objetos estudiados actualmente se encuentran en el Cinturón de Kuiper. (Nasa.gov)

El “verdadero noveno planeta”

En enero de 2016 Mike Brown (el descubridor de Eris) y Konstantin Batygin publicaron un paper donde teorizaban sobre la existencia de un posible planeta. La publicación no indicaba el tamaño del objeto, pero posteriores estudios establecieron que el hipotético cuerpo celeste tendría que tener entre 1 y 10 masa terrestres.

Brown y Batygin habían analizado las orbitas de seis TNO (Sedna, 2012 VP113, 2010 GB174, 2004 VN112, 2013 RF98 y 2007 TG422) y notaron que sus órbitas eran muy excéntricas. Ésa y otras características podrían ser explicadas por la presencia de un cuerpo masivo con un periodo orbital de entre 10 y 20 mil años. Decían también que este planeta nunca se acercaría a menos de 30 mil millones de km. de nuestra estrella, lo que explica por qué aún no ha sido observado.

Este supuesto planeta es llamado Planeta 9 por los autores de la publicación, el cual “se pudo haber formado más cerca del Sol y expulsado a su ubicación actual después de una interacción gravitatoria con Júpiter o Saturno”.

Brown agregó que “este sería el noveno planeta verdadero” y “sólo se han descubierto dos planetas verdaderos desde la antigüedad, y este sería el tercero.”

Pese a la seguridad con que se hacen estas declaraciones, hasta ahora todo esto no pasa de ser solo una hipótesis ya que no hay observaciones que confirmen la existencia de Planeta 9.

El 16 de junio pasado el OSSOS (Outer Solar System Origins Survey) publicó un artículo donde refutaban los análisis realizados por Brown y Batygin sobre las orbitas de seis TNO, afirmando que las características que habían encontrado y que servían como indicios de la existencia del nuevo planeta eran ficticias.

OSSOS lleva descubiertos más de 800 TNO, 8 de ellos con órbitas muy excéntricas. Estos deberían presentar las mismas características que tienen los objetos analizados por Brown y Batygin y que delatarían la presencia de un nuevo planeta. Sin embargo, estos 8 objetos no tienen esas características, así que según el análisis de OSSOS no hay indicios del posible nuevo planeta. Se espera una respuesta de Brown sobre la refutación OSSOS para los próximos meses.

Posible sorpresa en el Cinturón de Kuiper

El pasado 20 de junio Kat Volk y Renu Malhotra del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona publicaron un paper donde compilaban evidencia de un objeto de masa planetaria con un tamaño que varía entre las dimensiones de Marte y la Tierra.

El objeto que aún no se ha observado sería distinto a Planeta 9 y estaría orbitando más cerca del Sol, como a unas 60 ua. Volk y Malhotra analizaron el plano de la órbita de varios Objetos del Cinturón de Kuiper (KBO) y encontraron que muchos de ellos presentan una inclinación de hasta 8º con respecto al plano promedio que deberían tener.

En opinión de estos astrónomos, algo con bastante masa está combando el plano de los KBO que están más alejados del cinturón. Para los autores del estudio, la inclinación de hasta 8º de los KBO analizados es un buen indicio para teorizar sobre la existencia de este supuesto nuevo habitante del Cinturón de Kuiper.

Mejores observaciones y estudios más detallados finalmente nos podrán decir si estos hipotéticos objetos de verdad existen. El Cinturón de Kuiper es una región que probablemente nos dé grandes sorpresas en un futuro cercano.

¿Qué te pareció este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 4,71 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here