2 min. de lectura

En comunicación con Ciencia del Sur, el Ing. Luis Lima Morra, actual ministro-presidente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), respondió algunas críticas hechas en el artículo Ciencia, política y gobernanza en el Paraguay del columnista Dr. Luis Dávalos, exministro del Conacyt, publicado por este diario el 6 de junio.

El ministro Lima asegura que las políticas de ciencia y tecnología de Paraguay sí tuvieron discusión, debate y socialización.

“Si bien es verdad que no se socializó con todo el país, sí se realizaron encuentros con la comunidad de investigadores, el sector universitario y con los empresarios. Algunas de las reuniones se llevaron a cabo en el Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología (INTN). Esto sucedió cuando me tocó estar como presidente del Consejo”, indicó.

“Las sesiones se hacían en el INTN. Hay documentos de eso. Uno de los encargados era el Dr. Víctorio Oxilia, que hoy es investigador en la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción, informó el ingeniero.

“El problema con la divulgación es que recién ahora contamos con planes de difusión científica y la gente toma consciencia de la divulgación. En esos años era muy difícil tener cobertura de los medios de comunicación. No hicimos las políticas científicas entre cuatro paredes como sostiene el Dr. Dávalos, aseguró el actual presidente del Conacyt.

Al respecto, hablamos con el Dr. Dávalos, quien explicó que al escribir “entre cuatros paredes” utilizaba una expresión idiomática para señalar que no hubo participación ciudadana en la elaboración y formulación de aquella política del 2002.

“Desde finales del siglo pasado y con más intensidad en los inicios del presente siglo se ha subrayado en todos los países desarrollados y en Latinoamérica la importancia fundamental de la participación ciudadana en los procesos de elaboración y formulación de políticas públicas, en vista a la gobernanza de la mismas”, explicó.

El exministro agradeció la aclaración de que fueron consultados investigadores, universitarios y empresarios, pero subrayó que “habría que analizar la representatividad de sus respectivos sectores, cuestión que considero ya es no relevante por el tiempo trascurrido”.

“Referente a que la difusión no fue posible por dificultades para acceder a medios de comunicación de la época, podría tomarse como una justificación para el momento puntual, pero han trascurrido 15 años desde 2002 y los escenarios de comunicación fueron cambiando en una década y media.

Expresó que sería conveniente “estrechar las brechas de conocimiento dentro del Conacyt para diferenciar adecuadamente difusión científica, divulgación científica y socialización de políticas públicas, en este caso de ciencia, tecnología e innovación”.

Respuesta del defensor del lector

Consideramos que el señalamiento del Ing. Lima es válido en parte, pues el Dr. Dávalos no solo utilizó esa expresión idiomática, sino que precisó a continuación: “[…] no hubo apropiación de la política por la falta de participación en su elaboración de los agentes principales del sector,” cuando sí hubo, según el actual ministro, algunas sesiones de consultas con empresarios y académicos.

No obstante, el foco del artículo del columnista de Ciencia del Sur era la participación ciudadana, como lo aclara el Dr. Dávalos. La difusión de las políticas es otro aspecto que atañe a otros actores, y en ese sentido, si no hubo participación ciudadana ni difusión, según el propio ministro, la crítica se mantiene.

Las divergencias de políticas y enfoques tras un cambio de administración de una entidad pública es normal, y en Ciencia del Sur damos las bienvenidas al debate respetuoso y fundamentado.

Acordamos realizar una entrevista con el Ing. Lima la próxima semana para profundizar el tema.

Defensoría del lector

El defensor del lector es una figura presente en medios de comunicación que velan por la calidad técnica y ética de sus contenidos.

Además de contar con un manual de estilo y un reglamento ético internos, Ciencia del Sur ofrece a los lectores este espacio para señalar errores o cuestionar el enfoque de cualquier publicación del medio.

El defensor del lector se compromete a recibir los reclamos válidos, en el marco del respeto, de las cartas enviadas [email protected] y brindar una respuesta.

Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here