7 min. de lectura

Sudamérica no está ajena a las criptomonedas, las divisas digitales emitidas por privados que están revolucionando la economía. Y a pesar de los obstáculos impuestos por diferentes Gobiernos, como los de Venezuela, Bolivia y Ecuador, Bitcoin está expandiéndose en la región y ganando confianza entre los latinoamericanos.

Mitos y prejuicios sobre la formalización y el respaldo de la moneda digital se suman a los estafadores que inevitablemente atrae todo nuevo emprendimiento. Aún así, para el divulgador y usuario de bitcoin en Paraguay, Nelson Cardozo Galeano, el potencial es muy alentador en América del Sur.

Cardozo es licenciado en Relaciones Internacionales y miembro de la comunidad de usuarios de bitcoins desde el 2012. Tiene un blog donde habla sobre las criptomonedas y escribió un ensayo para el Centro de Estudios Internacionales de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de Asunción.

-¿El Bitcoin hoy está más extendido en Sudamérica? 
Bitcoin se convirtió en una herramienta financiera que ayuda a crecer no solo a Sudamérica, sino al mundo mediante sus ventajas de desbancarización.

-¿La gente comienza a perder el miedo?
En los primeros años, al Bitcoin se lo tomaba como algo pasajero, una cosa rara que los nerds querían imponer, pero ocurrió todo lo contrario: al encontrarle facilidad al uso de las criptomonedas y viendo las ventajas que representa al momento de adquirir un bien o servicio, la gente perdió miedo, aunque no del todo.

Se mantuvo un escepticismo sano, pero en comparación a los primeros tiempos ya las personas no le tienen miedo al Bitcoin. Lo utilizan de forma alternativa a los servicios financieros tradicionales.

-¿Cuál es el caso de Argentina?
Argentina aún sufre mucho hoy las políticas iniciadas en 2011 con el cepo cambiario. Cuando un argentino quería ahorrar, el peso estaba tan devaluado que al momento de hacer un ahorro a un tiempo determinado (digamos un año) este salía perdiendo.

Tampoco podía mover muchos dólares, ya que el Gobierno muy torpemente los restringió y dio lugar a mercados negros (el dólar blue o paralelo) que no eran suficiente. En ese contexto apareció Bitcoin y dio la oportunidad a los argentinos de mantener un ahorro estable, con un crecimiento de valor casi seguro.

Un argentino que ahorraba en bitcoins en 2012 obtenía ganancias en 2013 independientemente al precio del bitcoin que siempre y en todo momento era mejor que la moneda nacional.

-¿Y Venezuela, que está en grave crisis económica?
Hoy está demandando muchos bitcoins, ya que el bolívar venezolano (VEF) está tan devaluado respecto al dólar estadounidense (USD) que, al momento de esta conversación 1 VEF vale USD $0,09.

Es decir, el Gobierno metió tan grande la pata en política monetaria que hoy los ciudadanos están pagando las consecuencias de una inoperancia terrible.

La demanda en Venezuela de bitcoins es muy alta porque así como en Argentina allí están buscando no solo una moneda a la cual puedan recurrir para ahorrar, sino también para hacer remesas o hacer compras en el exterior. ¿Encontraron una solución? Por supuesto que sí, pero el Gobierno de Nicolás Maduro, celoso de sus políticas, persigue a quienes lo usen u ofrezcan públicamente.

No es persecución falsa. Hace unos meses, detuvieron a unos venezolanos que estaban minando bitcoins y les incautaron sus equipos, además de acusarlos de criminales.

-¿Cuál es la situación de Bolivia, un país con menor desarrollo económico?
Bolivia prohibió el Bitcoin dentro de sus límites, como si una moneda descentralizada dependiera de una frontera. A pesar de la prohibición, muchos bolivianos también están demandando bitcoins aunque su mercado recién empiece a dar los primeros pasos.

-¿En Paraguay hay muchos usuarios?
Hace un año conversábamos justamente sobre esto y te había dicho que teníamos un mercado que se estaba despertando. La explosión del precio del bitcoin y la repentina aparición de inversiones en monedas alternativas al Bitcoin  las altcoin), dio la apertura a un mercado que está floreciendo muy positivamente en nuestro país, siguiendo ese crecimiento hablado.

Paraguay tiene un mercado que nace de la curiosidad y de las ganas de invertir internacionalmente, lo cual me da la pauta de que esto no dejará de crecer. Así que la respuesta es sí, tiene muchos usuarios en comparación a años anteriores. No tenemos un mercado desarrollado como nuestros vecinos pero hoy día hacer intercambios, compra y venta con bitcoins (o de bitcoins) es completamente normal.

-¿Hay muchos prejuicios al respecto?
Sí. Los más comunes que escucho son: no hay mercado para algo que no es regulado; no es físico, por lo tanto no existe; no es seguro y falta aceptación en comercios.

Puedo nombrarte muchos más pero esos prejuicios se rompen con información que puede ser encontrada libremente en muchos sitios de internet. Me dedico casi la mayor parte de mi tiempo a que las personas conozcan y si tienen preguntas, los ayudo a entender un poco más acerca de cómo funcionan las criptomonedas.

-No tiene banco central. ¿Quién o cómo se da el respaldo y la confianza en esta criptomoneda?
Correcto. No funciona como un banco central que emite billetes respaldados por algún gobierno. El bitcoin nace como un proyecto comunitario de proporciones globales.

Cuando el creador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, lanzó el primer bloque y se hizo pública la moneda, lo mismo lo hizo con su código, que cualquier persona con acceso a internet puede acceder, auditar y proponer cambios sobre su funcionamiento.

Cuando vos adquirís bitcoin, inmediatamente sos parte de la comunidad y somos los usuarios quienes damos el respaldo a la moneda.

Nelson Cardozo es usuario y divulgador de Bitcoin en Paraguay desde 2012.

-¿Y la confianza en la moneda?
En cuanto a la confianza hay que abordarlo más profundamente. ¿Por qué las personas usan un papel moneda regulado por un ente financiero (banco central) en lugar de usar oro o plata? Porque confían en el Estado, que les provee ese instrumento para poder hacer intercambios de bienes o servicios, acceder a ahorros y al mercado para mejorar su calidad de vida.

Cuando el Estado falla en su deber (caso de países con hiperinflación, monedas devaluadas o mala aplicación de políticas), ¿la gente debe seguir confiando? Sí, debe, porque no hay otra opción, el Estado tiene el monopolio y te dice: confiá en nosotros, aunque no nos creas.

Pero Bitcoin no pide confianza en los políticos sino en las matemáticas, pues el sistema que está detrás no funciona gracias a la confianza. Funciona según procesos matemáticos que hacen segura a la moneda y al mismo tiempo la vuelven transparente.

La cadena de bloques (blockchain), donde quedan registradas todas las transacciones de Bitcoin, es accesible a cualquier persona y respeta su privacidad.

-¿Un mecanismo más objetivo?
Lo que el Bitcoin propone es sacar a las personas de la ecuación y reemplazarla por algo transparente como son los números.

-¿Qué tipo de seguridad utiliza?
El Bitcoin funciona con protocolos de distribución de nodos y criptografía. Me atrevo a decir que probablemente es el más grande proyecto computacional distribuido a nivel global.

Si bien muchos medios dicen que Bitcoin fue hackeado, lo que en realidad sucede es que los usuarios con malas prácticas de seguridad sufren hackeos. Esto se puede evitar en muchos casos con información.

Existen posibilidades teóricas de ataques con computadoras cuánticas pero no pasan de la teoría.

-¿Pero suelen encontrarse fallas?
Sí, Bitcoin también tiene defectos. Pero existe una comunidad de usuarios que constantemente revisa el código de la moneda en busca de problemas; cuando encuentran una falla, buscan una solución y proponen cambios, los cuales deben ser votados o elegidos por los bitcoiners. Además, se debe  consensuar y aplicar (o no) los cambios propuestos.

-¿Qué recomendás a la gente que quiera adentrarse en el mundo de la criptomoneda?
Que ingresen y no tengan miedo, pues hay una comunidad entera que está aprendiendo cada día. Seguro tienen muchas preguntas, tenemos algunas respuestas y si no las tenemos, la podemos debatir. Este mundo de criptomonedas no es cerrado a nadie, es completamente abierto, sin que importen el país, la religión o la ideologia. Es un debate de la humanidad sobre una moneda global.

-¿Hay mucho fraude alrededor? ¿Cómo notar o encontrar a los embaucadores?
Demasiados fraudes. En Paraguay hay muchísimos esquemas de estafas que se disfrazan de emprendimiento, inversiones, entre otros rótulos.

Estas estafas suelen ofrecer rentabilidad sin hacer absolutamente nada, prometen ganar mucho dinero invirtiendo muy poco, algo irreal.

Si bien nosotros en la comunidad desalentamos este tipo de fraudes, muchas personas corren el riesgo porque buscan la multiplicación de su dinero sin esfuerzo. No digo que no inviertan, pueden hacerlo si quieren, pero si ya tienen información de que se trata de una estafa y pueden perder dinero, entonces luego no hay que llorar sobre la inversión perdida.

Algunos me critican porque afirmo que son estafas, ya que argumentan que las empresas cumplen con sus compromisos. Eso es una verdad a medias, pero no es el punto. Yo me enfoco en cómo generan ingresos y es ahí donde mienten.

-¿Cómo lo hacen?
Aseguran ofrecer trading options o bonos pero en realidad dependen de que personas ingresen al círculo de inversiones para que se mantengan estable el negocio (fraude conocido como esquema Ponzi).

Cuando usan bitcoins, los estafadores tienen la ventaja de que la moneda no está sujeta a ninguna regulación internacional. Engañan y cuando caen no responden a nadie, simplemente desaparecen con el dinero ajeno.

Tampoco son transparentes en el proceso, pues ninguna de estas empresas dicen dónde están ubicadas, quiénes son sus directivos o le presentan a sus traders profesionales.

En caso que se presenten los directivos, como OneCoin —una estafa internacional—, con un poco de búsqueda aparecen investigaciones judiciales. Todos estos esquemas caen tarde o temprano.

-¿Cuál es la principal ventaja de usar criptomonedas?
Que sos dueño de tu moneda. Cuando uno tiene un billete regulado por un banco central, ese billete no te pertenece, sino que es un instrumento del banco estatal.

El bitcoin uno sí lo posee. Es tuyo y también sos responsable por él; los pagos a nivel internacional son posibles sin discriminación alguna que suelen hacer los organismo tradicionales.

No necesitás presentar identificación alguna, abrís una billetera gratuitamente y ya estás participando de la economía Bitcoin.

Si sos programador, podés usar el código, crear tu propia cadena de bloques y utilizarla en tus proyectos personales.

Si sos comerciante, aceptar pagos con bitcoins significa simplemente poner la dirección de tu billetera para recibir los pagos y ya. Sin vueltas ni burocracia de por medio. Tampoco te preocupás por altas comisiones de terceros, ya que bitcoin no tiene intermediarios.

-¿Cuál es la cotización actual del Bitcoin y cómo se cotiza?
Es muy fluctuante. Hace algunos días pasamos la barrera de los USD $2.000 (unos Gs. 11.200.000) y luego bajó para otra vez subir. La cotización es definida por los usuarios quienes en un juego transparente de oferta y demanda deciden el valor sin interrupciones de instituciones regulatorias como los bancos centrales.

-En Paraguay, ¿qué empresas, instituciones o comercios utilizan la criptomoneda?
Las primeras empresas que utilizaron Bitcoin fueron Be Okay y Tercer Tiempo en la capital por un plazo muy corto, debido a que no había mucho movimiento.

Hoy día existen playas de autos que aceptan criptomonedas como forma de pago, así como vendedores en anuncios clasificados; muchos informáticos y quienes trabajan dentro de la economía naranja utilizan Bitcoin para recibir y hacer pagos por servicios o productos.

-¿Cómo uno puede adherirse, ya sea en forma individual o con su comercio?
En el momento que uno se crea una billetera y empieza a aceptar Bitcoin como medio de pago automáticamente ya está adherido a esta red global.

-¿Cuál es el futuro del Bitcoin en América Latina?
El principal desafío que deberá encarar Bitcoin es en su papel de eliminar intermediarios. Es una herramienta financiera para aquellos que no puedan acceder al sistema financiero tradicional como bancos o financieras.

El otro desafío pendiente es animar a más personas a involucrarse, ya sea proponiendo proyectos o servicios interesantes como Signatura o ayudando a mejorar la moneda como Sergio Lerner.

Las empresas en Latinoamérica cada día ven más ventajas en Bitcoin y su aceptación crece. La comunidad debe crecer en nivel de colaboración así como crece en adopción.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Compartir artículo:
Artículo anteriorAlarmantes datos en el Día Nacional contra el Abuso Sexual de Niños en Paraguay
Artículo siguienteJuno envía sorpresas a la Tierra desde Júpiter
Director de Ciencia del Sur y fundador de la Agencia Sudamericana de Informaciones y Noticias Científicas y Tecnológicas. Estudió filosofía en la Universidad Nacional de Asunción, UNA. Tiene diplomados en filosofía medieval y en relaciones internacionales. Condujo los programas de radio El Laboratorio, con temática científica (Ñandutí) y ÁgoraRadio, de filosofía (Ondas Ayvu). Fue periodista, columnista y editor de Ciencia y Tecnología en el diario ABC Color y colaboró con algunas publicaciones internacionales. Fue presidente de la Asociación Paraguaya Racionalista (APRA), secretario del Centro de Difusión e Investigación Astronómica (Cedia) y encargado de cultura científica de la Universidad Iberoamericana (Unibe). Periodista de Ciencia del Año, por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt -2017. Tiene cuatro libros publicados.

3 Comentarios

  1. ¡ Buen día ! como medio que se declara científico, sería importante que publicaran todas las fuentes y profundizaran más en los conceptos. Por ejemplo, en este caso se cita noticias y supuestas “censuras” de los gobiernos de Venezuela y de Bolivia, que no se enlazan mientras se enlazan otras páginas webs más adelante. Espero esto haya sido por un error y no por un intento de manipulación y ocultamiento de verdades incómodas o inconvenientes.

    Además, sabrán que en la ciencia, la importancia del contexto y la completitud es muy importante. Sin ir demasiado lejos, en la noticia de Venezuela le falta contexto y parece incompleta: se nota por las fotos y por la evidencia disponible, que el establecimiento era ilegal, no declarado como un negocio. Sabrán que todos los países tienen sus regulaciones sobre los mercados y cómo proveer servicios y bienes. Hay leyes que habilitan a cerrar los establecimientos no declarados.

    Por lo que se puede leer de las fuentes (no enlazadas, pero disponibles aquí: http://www.mpprijp.gob.ve/index.php/2017/01/27/desmantelado-galpon-de-moneda-virtual-bitcoin-en-carabobo/ ), el establecimiento no era de carácter legal, además de estar supuestamente vinculados con mafias (eso ya lo determinará un juez). Entonces, es muy cuestionable afirmar que metieron presas a dos personas por minar bitcoin: eso claramente es descontextualizar y dar una información parcializada.

    Cabe señalar entonces, que estas personas -y siendo honestos con la evidencia disponible- las llevaron presas por tener un negocio ilegal, no declarado, que no pagaba impuestos y probablemente por estar vinculados a mafias (cosa que determinará la justicia de país en cuestión).

    Todo lo anterior, es discutible y dependerá de la legalidad en cada país y de la veracidad de las acusaciones, pero hay algo objetivo sobre la la red bitoin que vale la pena mencionar: la misma fue diseñada para ser descentralizada, es decir, que existan muchos nodos y muchos usuarios tengan nodos, de modo de fortalecer la democracia y des-centralización del poder. Por ejemplo, miles de millones de usuarios con un nodo cada uno harían la red más fuerte y más inviolable.

    Emprendimientos como los que se muestran en el ejemplo de Venezuela, y como los que existen en China, contribuyen a centralizar el poder de cómputo y ponen en peligro la seguridad de la red bitcoin concentrando el poder en menos manos. Entonces deberíamos promover la creación de nodos y el minado individual en vez de emprendimientos de mega-minería que concentran el poder y son poco amigables con el medio ambiente.

    ¡saludos científicos y democráticos desde el centro de Asunción!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here