1 min. de lectura

El Atacama Large Millimeter/Submillimiter Array (ALMA) ubicado en el norte de Chile reveló sorprendentes imágenes de la joven estrella Fomalhaut, una de las más brillantes del cielo nocturno.

“Un equipo internacional de astrónomos usó el ALMA para producir la primera imagen completa, en longitudes de onda milimétricas, del anillo de escombros que rodea a la joven estrella Fomalhaut“, informaron científicos en un comunicado.

“Esta franja de escombros y gas extraordinariamente bien definida es probablemente el resultado de exocometas que chocaron unos con otros en los límites externos de un sistema planetario situado a 25 años luz de la Tierra. Estas observaciones permitieron establecer analogías con los cometas de nuestro propio sistema solar”, señaló el observatorio internacional.

Alma es un esfuerzo conjunto entre el Observatorio Europeo Austral, el Observatorio Astronómico Nacional de Japón, el Instituto de Astronomía y Astrofísica de la Academia Sinica, el Consejo Nacional de Investigación de Canadá, la Fundación Nacional de las Ciencias de Estados Unidos y el Gobierno de Chile.

Las imágenes de Fomalhaut obtenidas anteriormente con ALMA —en 2012, cuando el telescopio aún se encontraba en construcción— mostraban aproximadamente la mitad del disco de escombros. Si bien se había obtenido en un ensayo de la capacidad inicial de ALMA, esta imagen ya había proporcionado indicios muy interesantes sobre la naturaleza y el posible origen del disco”, explicaron los investigadores.

Las nuevas observaciones aportaron ahora una asombrosa vista de la brillante franja de escombros en su totalidad, y revelaron similitudes químicas entre su contenido helado y los cometas de nuestro sistema solar.

“ALMA nos proporcionó esta imagen extraordinariamente nítida de un disco de escombros totalmente formado”, celebró Meredith MacGregor, astrónoma del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, en Cambridge (Massachusetts, EE. UU.), y autora principal de uno de dos artículos acogidos para publicación en The Astrophysical Journal, donde se describen estas observaciones.

“Por fin podemos ver la forma bien definida de este disco, que podría proporcionarnos bastante información sobre el sistema planetario donde se originó, y que es responsable por su apariencia tan característica”, resaltó la investigadora.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Compartir artículo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here